PERFIL
ANTERIORES
20/09/2017
06/09/2017
16/08/2017
02/08/2017
26/07/2017
26/07/2017

0
0
Compartiendo opiniones

Bennington


Padre Leonardo López Guajardo

Tengo que reconocer que no estoy muy actualizado que digamos con la música moderna. Por eso, la banda de Linkinn Park, como su vocalista Chester Bennington, eran nombres desconocidos para mí.

Sin embargo, al conocer las vidas de Bennington como la de Chris Cornell –quien también se suicidó-, tenían en común la depresión.

Las crónicas sobre la vida de Chester, sobre todo en su infancia, eran aterradoras, y encontró refugio en las drogas como en una vida promiscua. Pero su talento no fue apagado por estas conductas, y, con todo un futuro musical por delante, al igual que su amigo Chris Cornell, e irónicamente el día en que éste cumpliría años, decidió acabar con su vida, para consternación de sus miles de fans. Su muerte fue tendencia en las redes sociales y hoy es escuchado como nunca. Pero él ya no disfrutará de ese homenaje.

¿Cómo es posible que personas tan amadas en el mundo del espectáculo acaben tan fácilmente con sus logros? Son demasiados los nombres de ellos, desde la legendaria Janis Joplin hasta George Michael.

La respuesta es obvia: la falta de trascendencia. ¡Hasta los grupos de Alcohólicos Anónimos, la necesitan para superar su adicción! La fuerza del pasado es tan fuerte que, a veces, el éxito no es suficiente para superarlo.

Todos pasamos por momentos difíciles ¿a qué nos aferramos en esos instantes?, ¿al recurso fácil de las adicciones?, ¿al placer?, ¿a las redes sociales? Vivimos en una sociedad que nos ofrece los mejores distractores que buscan anestesiar, aunque sea por unos momentos, las diversas contrariedades de la vida.

En un mensaje del Papa el 16 de junio pasado, el Papa habla sobre este sentimiento autodestructivo, que nos hace caer en la desesperación:

Porque “todos nosotros somos vulnerables, frágiles, débiles y necesitamos ser sanados”. Pablo lo dice con fuerza en su carta a los Corintios: “Somos atribulados, aplastados, perseguidos, derribados como manifestación de nuestra debilidad”. He aquí la “debilidad de Pablo, manifestación del barro”. Y “esta es nuestra vulnerabilidad: una de las cosas más difíciles en la vida es reconocer la propia vulnerabilidad”.

“Otras veces -admitió el Papa- intentamos cubrir la vulnerabilidad, que no se vea; o la maquillamos, para que no se vea”; o terminamos por “disimular”. Tanto que “el mismo Pablo, al inicio de este capítulo” de la segunda carta a los Corintios, dice: “Cuando he caído en las disimulaciones vergonzosas”. Porque “las disimulaciones son vergonzosas, siempre; son hipócritas, porque hay una hipocresía hacia los demás”. Y efectivamente “a los doctores de la ley el Señor dice: ‘hipócritas’”.

Pero, advirtió el Pontífice, “hay otra hipocresía: afrontar a nosotros mismos, es decir cuando yo creo ser otra cosa distinta de lo que soy, creo que no necesito sanación, no necesito apoyo; creo que no estoy hecho de barro, que tengo un tesoro ‘mío’”. Y esto, hizo presente Francisco, “es el camino, es el camino hacia la vanidad, la soberbia, la autorreferencialidad de los que no sintiéndose de barro, buscan la salvación, la plenitud de sí mismos”.

No nos asustemos de nuestros desalientos, pero hay que enfrentarlos de la manera correcta, y la desesperación es la peor. Pero en ello, usted tiene la última palabra.

 padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx