PERFIL
ANTERIORES
18/05/2018
01/05/2018
24/04/2018
20/04/2018
20/10/2017
27/07/2017
27/07/2017

0
0
Duela Caliente

Está verde


Ernesto Hernández

¿Llegará a su octava final consecutiva LeBron James?

El saldo casi definitivo de este verano de NBA, combinando los traspasos de la Agencia Libre y las adquisiciones del Draft, se inclina mayoritariamente a la Conferencia del Oeste, la cual se reforzó bastante bien y de donde de seguro saldrá el equipo campeón del 2018. Ahora bien, ante el evidente declive de los Cavaliers de Cleveland, sufriendo el “efecto dominó”, desde la salida de su gerente general, David Griffin, hasta los deseos de Kyrie Irving de emigrar hacia nuevos destinos y la llegada de un Derrick Rose que es una moneda al aire por su ya largo historial de lesiones, la conferencia del Este está siendo testigo de cómo su mejor representante pierde poder y hegemonía.

Sin embargo, no existe todavía un equipo que pueda equipararlos, tal vez a excepción de los Celtics de Boston (y tengo algunas reservas).

No hay duda que han sido la franquicia de la citada división que ha trabajado más arduo. Danny Ainge se ha destacado como un directivo con sobrada soltura en lo que contabiliza el cuarto año de reconstrucción de los herederos de Larry Bird. Su mayor contratación es la de Gordon Hayward, proveniente del Jazz de Utah. Un movimiento que se percibía probable inclusive antes de finalizar la temporada pasada. Este gran alero egresado de la Universidad de Butler y que coincidirá de nueva cuenta con Brad Stevens como su entrenador, tiene un gran talento y versatilidad, pero todavía es una interrogante el hecho de que pueda crear un tridente junto con Isaiah Thomas y Al Horford, que los defina como “súper-equipo” (me disgusta el concepto, pero no cabe duda que estamos en la época de los “súper-teams”). En lo personal, tengo escepticismo respecto a considerar a Thomas el mejor base de este lado de la NBA. Será muy importante como se conjuga con Hayward y no olvidemos que la factura de esta transacción podría ser más onerosa de lo que parece: la salida de Avery Bradley. Fuera de ello, me adhiero a la definición de un colega de los medios, los Celtics lograron un “off season” con más claros que oscuros y con incorporaciones buenas, bonitas y baratas. Nombres como Marcus Morris, Aron Baynes, entre otros, considero traerán más beneficios que dificultades. Su elección del Draft, Jayson Tatum, que recordemos fue intercambiada por una primera elección, sigue generando críticas divididas tanto de aficionados como de analistas. Algunos apelan al buen ojo del binomio Ainge-Stevens y en definitiva solo el tiempo nos develara si fue o no la mejor elección. Mi conclusión: Los Celtics de Boston son el conjunto mejor armado de un debilitado Este. Con lo demostrado en este verano queda en relieve que siguen y seguirán creciendo como proyecto de campeonato. Al respecto, sus posibilidades de llegar a la final de la NBA son mayores que la sesión anterior, tal vez y a reserva del destino final de Irving, en un cincuenta-cincuenta. Con el desempeño de sus nuevos activos en lo colectivo todavía a prueba, es casi un hecho que serán la mayor preocupación de LeBron James, pero para levantar el trofeo Larry O’Brien, se vislumbra todavía un futuro no tan cercano como la gente dentro de esta organización pensaría.






Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx