PERFIL
ANTERIORES
22/09/2017
13/09/2017
08/09/2017
19/08/2017
16/08/2017
13/08/2017
06/08/2017
04/02/2017
09/08/2017

0
0
Un domingo cualquiera

Arranca la NFL 2da. parte


Ernesto Hernández Alarcón

La NFC, con las reservas del caso, ha sido un área más competitiva que su contraparte. Sin embargo, las últimas tres ediciones del Super Bowl, sus representantes han caído en formas muy particulares, tomando en cuenta que de esos tres grandes juegos, dos los tenían en el bolsillo. Este año, para no variar, los equipos aquí conformados tendrán que hacer una labor más titánica para tratar de llegar al juego grande. La pregunta por supuesto es: ¿Podrá su elegido levantar el trofeo Vince Lombardi?

Empecemos por la división, que en teoría, es la número uno en talento general, la división Este. Los Vaqueros de Dallas empiezan a levantar suspiros entre sus múltiples seguidores. Una de las claves, por supuesto, es Dak Prescott, su flamante mariscal de campo y quien el año pasado, después de una temporada regular bastante destacada,  sustituyó a Tony Romo para llevar al conjunto a la postemporada. Empero, este año las cosas van a cambiar. Recordemos que esta liga es investigación constante y por ello, los 31 coordinadores defensivos intercambiarán información que pudiera servir para detectar alguna posible debilidad del joven Prescott. Si no lo creen, recuerden a Robert Griffin III o Colin Kaepernick, quienes tuvieron debuts espectaculares para que al siguiente año fuesen víctimas de sus propias limitaciones. Claro, no es alguna regla, puede suceder lo contrario, y en este caso, los de la estrella solitaria cuentan con muchos elementos para llevarse la división. Me parece que su rival más peligroso serán los Gigantes de Nueva York, un equipo que podría tener una de las mejores defensivas de la liga. Asimismo, Eli Manning tiene nuevas armas a su disposición, y si su ataque terrestre logra una mejora sustancial respecto al del año pasado, serán candidatos serios a postemporada. 

Vayamos al Norte. Los favoritos siguen siendo los Packers de Green Bay. Pienso que por el hecho de que continúe ese binomio McCarthy-Rodgers, y por su buen oficio para saber ejecutar en los momentos adecuados, sus probabilidades de llegar a postemporada serán altas. En este sentido, el rival que se interpondrá con más peligro serán los Vikingos de Minnesota, que cuentan con buena defensa y que deberán definir la situación de su pasador titular: Terry Bridgewater o Sam Bradford. Los Leones de Detroit son demasiado impredecibles y los Osos de Chicago se han convertido en una broma de mal gusto. En el otro extremo, el Sur, muy a nuestro pesar, empezaremos con los Falcons de Atlanta, una franquicia que por décadas había sido mediocre (con algunas altas) y que cuando al fin tienen la oportunidad de llegar a la grandeza, simple y sencillamente se arrodillan frente a Brady y Belichick para decirles: “señores, este trofeo es demasiado grande para nosotros, se los regalamos”. Si un servidor consideraba la “cruda” del Super Bowl de los Seahawks de hace tres años la más terrible de la historia de este deporte, pues la respectiva de Matt Ryan y compañía hizo ver como mínima aquella. Al margen  de lo anterior, debemos señalar que su mayor pérdida fue la salida de su coordinador ofensivo, pero fuera de ello, son el equipo más joven y talentoso de todo el circuito. Luego entonces, será el factor anímico y/o psicológico el que marque la ruta de este conjunto alado. Por si fuera poco, su división no es precisamente un lugar de recreo y diversión, los Panthers de Carolina son muy peligrosos, Buccaneers de Tampa Bay, con mucha discreción, se han convertido en un “team” que puede llegar muy lejos y Saints de Nueva Orleans siempre se dificultan a quien se ponga enfrente. Por último, el “viejo Oeste”, parece que seguirá dominado por los Seahawks de Seattle. Y no observo alguna señal de lo contrario, en especial porque su unidad defensiva sigue siendo de alto calibre con jugadores “all-pro” que han compartido escenario ya varios años consecutivos. En el costado ofensivo existen algunos claroscuros, sobre todo por su sobrevalorado mariscal de campo, pero con unos 49ers de San Francisco en plena reconstrucción, Rams de Los Ángeles llenos de dudas y Cardinals de Arizona, con buena base pero con Carson Palmer en claras postrimerías de su carrera, Pete Carroll y compañía son claros contendientes para llegar de nuevo al Súper Domingo. Conclusión: A diferencia de la AFC, donde no más de tres equipos se disputarán un boleto al juego grande, en la NFC son mínimo seis equipos los que podrían alzar la mano para acceder al máximo evento del deporte profesional. Y de la misma manera, estará marcado por un camino mucho más escabroso y accidentado. De nueva cuenta la pregunta: ¿Podrá la NFC regresar a la gloria? Todo un enigma.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx