PERFIL
ANTERIORES
22/09/2017
13/09/2017
30/08/2017
23/08/2017
16/08/2017
11/08/2017
11/08/2017

6
0
Artículo

Help!


Guadalupe Loaeza



Mañana es tu cumpleaños. El sábado 12 de agosto cumplirás 71 años. ¡Estás aterrada! Nunca te imaginaste que llegarías a ser tan mayor tan pronto.

Frívola como eres, pensabas que te mantendrías joven y lozana, forever... Y ya ves, ni lo uno ni lo otro. Menos pelo, menos centímetros, menos fuerza, menos agilidad, menos oído, menos vista y menos memoria.

No, no te rías. Es en serio. Piensa que ahora ya es cuenta regresiva. De la generación precedente, no queda nadie y de la tuya se comienzan a ir.

Se acaban de cambiar de casa con ánimo de regeneración. Supones que, con esta hazaña, empezarás una nueva etapa de tu vida. Pero como te dijo tu marido. “La última”. Con su humor característico, todavía agregó: “de aquí al hoyo”.

No, no te rías. Te estoy hablando en serio. A partir del sábado, estarás aún más dentro de la clasificación de adultos súper mayores, provectos, “rucos”, “carcachas” y otros sinónimos que no quiero enumerar, para no caer en la incorrección política.

Con todo respeto, lo que sí te puedo decir es que ya tienes fecha de caducidad. Piensa que te quedan, más o menos, 10 años de calidad de vida.

Antes procurabas llevar una dieta para adelgazar, ahora la llevas para digerir lo mejor posible y no dañar tus órganos vitales.

No, no te rías. Si no es broma. No hay nada más serio que la vejez. Como dice el dicho: “hay que ser muy valiente para llegar a viejo”. Acuérdate lo que decía una de tus artistas preferidas, Bette Davis: “la vejez no es lugar para los sacones”.

Para consolarte, piensas que tus amigas y amigos también están envejeciendo. A veces, cuando te topas con alguno de ellos, te dices que él o ella ya dio el viejazo. Te aseguro que él o ella opina lo mismo de ti.

Por más que disimules tus arrugas con afeites y con el tinte cubras tus canas, tienes el típico look de una señora que ya no se cuece al primer hervor, ni al segundo.

Temes no llegar a los Juegos Olímpicos de 2024, que se celebrarán en París. Esto sí que sería para ti una gran frustración. Sin embargo, espero que llegues a las elecciones de 2018, pero para entonces ya tendrás un año más. Más bien, un año menos.

¿Ya pensaste cómo vas a celebrar tu cumple el sábado? ¿Indiferente? ¿Muy festejada? O ¿con filosofía? Qué hipócrita eres. ¿Quieres que te diga cómo lo vas a festejar? De-pri-mi-dí-si-ma. Acéptalo: no soportas el paso del tiempo. ¡Madura! ¡Crece!, para ti ya no son palabras apropiadas. La que mejor te quedaría es: re-síg-na-te y aguanta.

¿Qué sientes cuando ves fotografías tuyas de joven? ¿Verdad que parece que ha pasado un siglo desde que te las tomaron? Ahora suplicas al fotógrafo que te haga fotoshop. De hecho, ya se hace sistemáticamente.

La revista ¡Hola!, y otras del estilo, son expertas en rejuvenecer en papel y electrónicamente a todos aquellos vejestorios que se consideran jóvenes.

Incluso muchas de tus conocidas de tu generación, cuando aparecen en la sección de sociales, dizque guapas y muy sofisticadas, amenazan al fotógrafo que por favor no se olviden de retocarlas. Ellas también están aterradas con la edad.

Anteriormente las mujeres no se atormentaban tanto por el paso de los años. Eran como más dignas, más honestas y más auténticas. Su escala de valores era distinta. Ahora la presión social que impone cánones de belleza, enarbolando a la juventud como principal cualidad, es lo que ha llevado a esta frenética búsqueda de la eterna perfección física.

Hace un tiempo, algo que te consoló respecto al inexorable avance de la decrepitud fue la relación entre el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su “anciana” esposa, Brigitte. Hasta te llegaste a decir que podrías serle atractiva a hombres de la edad del joven Macron.

Durante esos días andabas muy animada, incluso bromeabas con tu marido diciéndole que estabas dispuesta a mandarle una fotografía tuya al Mandatario francés.

Pero al intentar seleccionar fotos recientes, te enfrentaste con la realidad. No encontraste un solo retrato digno de ser enviado. Ni con fotoshop la hubieran podido mejorar aunque sea un poquito. Hazte al ánimo, ya no eres la que eras. Ni modo. No hay nada que hacer al respecto.

Te recomiendo que, a partir de ahora, intercambies la belleza por salud. No seas tan frívola. ¿Por qué mejor, en vez de preocuparte por tu físico, no te preocupas por tu espíritu? ¿No crees que ya es hora de que te valga sombrilla lo que digan los demás?

¿Qué tal si el próximo sábado, por primera vez, le entras a la mota con la canción “Help!”, de Los Beatles?

gloaezatovar@yahoo.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx