13/08/2017

0
0
En voz alta…

Una filtración con mucha jiribilla


Pedro Chapa Salinas

A todos nos tomó por completa sorpresa la nota que apareció en redes sociales en la que mediante un comunicado oficial del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica, se impusieron sanciones al narcotraficante Raúl Flores Hernández, y a otros 21 mexicanos relacionados con él, entre ellos Rafael Márquez y Julión Álvarez, a los que acusó de tener una relación ilegal de negocios con el delincuente, y de haber manejado activos para él.

Aunque tanto el afamado cantante de música norteña, como el capitán de nuestra selección mexicana han negado rotundamente cualquier vínculo con este personaje del crimen organizado, lo cierto es que ya para que ambos hayan sido nombrados por el gobierno gringo, y sus cuentas bancarias congeladas en nuestro país, es porque todo se deriva de una larga y minuciosa investigación entre las agencias encargadas de inteligencia financiera de ambos países.

Lo inexplicable del asunto es que al parecer hasta para el gobierno mexicano tal noticia fue una sorpresa, o de plano una “pifia” imperdonable, al menos por la falta de coordinación ente las dependencias gubernamentales encargadas de dicha investigación, ya que no se explica de otra manera como hace dos semanas el presidente mexicano andaba paseando en lancha en el Cañón del Sumidero en compañía del gobernador de aquel Estado y de nada más, pero nada menos que de Julio César Álvarez Montelongo, conocido artísticamente como Julión.

Algo completamente absurdo si damos por sentado que el Presidente debiera estar enterado sobre la investigación, en teoría coordinada por la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la que José Antonio Meade es actualmente secretario, al que además se le atribuye la dedicatoria de la eliminación del candado que lo mantenía hasta esta semana imposibilitado para contender como candidato del PRI a la Presidencia de la República, dada su inexistente militancia dentro del partido.

Pero esto no es sólo una parte donde la coincidencia no suele existir, sino que tampoco es de extrañarse una jugada sucia de manita de puerco, de esas que a los gringos les encanta cuando de negociar sus intereses se trata, misma que no puede estar más en sintonía con la renegociación que en estos precisos momentos se está dando entre aquel país anglosajón y el nuestro en el llevado y traído Tratado de Libre Comercio para América del Norte, en el que además ya vimos cómo se las gasta este nuevo gobierno encabezado por el nada ortodoxo Donald J. Trump.

Adendum: Hablando de este mismo último tristemente célebre personaje, lo ocurrido ayer en Charlottesville, Virginia, en donde al menos tres personas perdieron la vida y decenas resultaron heridas, es el reducto de lo que su discurso de campaña despertó ente los grupos extremistas autodenominados de “supremacía blanca”.

Las declaraciones de Trump condenando los actos de violencia simplemente no fueron suficientes ya que evitó llamar las cosas por su nombre, desperdiciando de nuevo otra oportunidad por terminar el racismo que él mismo despertó.

A ver si no nos lleva, junto con el otro zurumbato de Corea del Norte a otro episodio de terror nuclear como el que vivieron nuestros padres.

Aunque en aquel entonces, los actores eran unos verdaderos estadistas. Ahora estamos en manos de un par de desquiciados.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.90
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx