PERFIL
ANTERIORES
22/09/2017
13/09/2017
30/08/2017
23/08/2017
16/08/2017
11/08/2017
25/08/2017

0
0
Artículo

Anatomía de la corrupción


Guadalupe Loaeza



El “Lobby Tamayo” del Club de Industriales estaba lleno. Finalmente, las casi 180 personas que confirmaron su asistencia habían llegado a pesar del tráfico en Polanco. A lo lejos veía muchas caras conocidas de amigos que querían escuchar la plática de Claudio X. González, presidente de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, titulada: “¿Está México condenado a ser un país corrupto?”

Para difundir esta conferencia tan importante, yo tenía dos misiones: enviar el mayor número de invitaciones a todos mis conocidos y dar un mensaje referente al tema y presentar al orador.

“Constantemente descubrimos actos de malversación de fondos y de Estados de la República en bancarrota debido a la deshonestidad de sus gobernadores (caso Javier Duarte, por nombrar sólo uno), así como actos ilegales de servidores públicos, jueces, empresarios, jóvenes comerciantes y hasta amas de casa. México ocupa el lugar 123 de 176 en el índice de percepción de la corrupción”, decía la invitación.

Enseguida, venía una lista de preguntas: “¿Qué país les estamos dejando a las próximas generaciones? ¿Cómo volver a creer en México? ¿Qué hacer? ¿Por dónde empezar? ¿Hasta dónde radica nuestra responsabilidad ahora que es más que notorio que nuestro País está consumido por la corrupción y la impunidad?”.

Al ver tanta gente congregada (perfectamente bien atendida por el siempre joven y cordial Pepe Carral, director del Club de Industriales) no pude más que concluir que no queremos un país condenado a ser corrupto. De haber publicado la convocatoria por las redes, estoy segura, hubiera habido golpes para entrar al evento.

Sí, estamos hartos de la corrupción. Nos sentimos indigestados de tantas malas noticias relacionadas siempre con la impunidad. En ese sentido nos da vergüenza nuestro país. Soñamos, comemos, trabajamos y sobrevivimos a duras penas a causa de la corrupción. Por eso uno de los asistentes a la plática comentó, después de la conferencia, que Claudio X. González no estaba solo en esta cruzada.

Después del PowerPoint que nos mostró Claudio con casos de corrupción bien específicos, que iban desde Javier Duarte hasta el ex procurador de la República, Jesús Murillo Karam, pasando por el escándalo más reciente de Odebrecht, en el que está involucrado el ex director de Pemex Emilio Lozoya Austin, “¿por qué no se dio más difusión y seguimiento al caso de Murillo Karam?”, le pregunté realmente intrigada por no haber escuchado ni leído aún más acerca de la corrupción del ex Procurador.

Palabras más o palabras menos, Claudio me dio a entender que a pesar de tener todas las pruebas fehacientes en relación a Murillo, no se pudo denunciarlo legalmente, como sucedió con Duarte, por la sencilla razón de que no hubo voluntad política: “Pero nosotros no cejamos”, afirmó, “hay que picar y picar piedra”.

Claudio X. González, impecablemente bien vestido de traje gris, tono que hacía juego con sus canas, se expresaba con sencillez, con fluidez, pero sobre todo, con conocimiento de causa. Resultaba admirable cómo este doctor en Derecho y Relaciones Internacionales, abogado de la Libre, activista social y en una época de su vida empresario exitoso, hacía hincapié respecto a los actos de corrupción en que también incurrían muchos empresarios.

“El papel de la ciudadanía organizada en exigir y proponer el cambio es fundamental. Tiene razón Gabriel Zaid cuando dice que ‘La corrupción no es una característica desagradable del sistema político mexicano: es el sistema’. Por ello, tiene que venir una fuerza externa al poder para provocar el cambio. Esa fuerza sólo puede ser la ciudadanía comprometida y propositiva”, decía con absoluta convicción.

A cada uno de los asistentes se le entregó un fólder con diferentes documentos: un decálogo del Mexicano contra la Corrupción, una “Anatomía! (corregida y aumentada) con diversas estadísticas, mapas, guías y bases para entender mejor los niveles de corrupción de nuestro país.

Asimismo, se encontraba dentro de la carpeta un cuestionario por si queríamos participar de una manera más activa, recibiendo en nuestro correo investigaciones periodísticas y afiliándonos con un donativo que va de 500 a 5 mil pesos.

Si en estos momentos los mexicanos no hacemos nada para luchar contra la corrupción y la impunidad, sí estaremos inexorablemente condenados a la ignominiosa degradación.

gloaezatovar@yahoo.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx