PERFIL
ANTERIORES
20/09/2017
06/09/2017
16/08/2017
02/08/2017
26/07/2017
30/08/2017

0
0
Compartiendo opiniones

Entre el prejuicio y la hospitalidad


Padre Leonardo López Guajardo

El pasado 15 de agosto, el Papa lanzó un documento a favor de la Jornada Mundial del Migrante, celebración que realizaremos en nuestra Diócesis los primeros días de septiembre a lo largo de la frontera, tanto de México con Estados Unidos, como en la frontera olvidada por nosotros, la de Guatemala y México.

No puedo negar el interés que en lo personal me provoca el tema de migrantes, sobre todo en la coyuntura de la cual, por su situación geográfica, no puede sernos indiferentes, y de la cual, gracias a las iniciativa de hombres y mujeres de buena voluntad, que han respondido de una manera ejemplar y generosa para hacer posible el funcionamiento de la Casa del Migrante de Nuevo Laredo.

Desafortunadamente, el constante asedio de los grupos antisociales, amparándose en la impunidad en la que actúan desde sus lugares de origen y la criminalización de la que han sido objeto en la presente administración política en el vecino país, llenándolos de prejuicios difíciles de defender, han complicado la ya difícil situación en que se encuentran.

En el documento del Papa podemos leer:

“A este respecto, deseo reafirmar que ‘nuestra respuesta común se podría articular en torno a cuatro verbos: acoger, proteger, promover e integrar’.

Promover quiere decir esencialmente trabajar con el fin de que a todos los emigrantes y refugiados, así como a las comunidades que los acogen, se les dé la posibilidad de realizarse como personas en todas las dimensiones que componen la humanidad querida por el Creador.

Entre éstas, la dimensión religiosa ha de ser reconocida en su justo valor, garantizando a todos los extranjeros presentes en el territorio la libertad de profesar y practicar la propia fe. Muchos emigrantes y refugiados tienen calificaciones que hay que certificar y valorar convenientemente. Así como ‘el trabajo humano está destinado por su naturaleza a unir a los pueblos’, animo a esforzarse en la promoción de la inserción socio-laboral de los emigrantes y refugiados, garantizando a todos -incluidos los que solicitan asilo- la posibilidad de trabajar, cursos formativos lingüísticos y de ciudadanía activa, como también una información adecuada en sus propias lenguas.

En el caso de los emigrantes menores de edad, su participación en actividades laborales ha de ser regulada de manera que se prevengan abusos y riesgos para su crecimiento normal. En el año 2006, Benedicto XVI subrayaba cómo la familia es, en el contexto migratorio, ‘lugar y recurso de la cultura de la vida y principio de integración de valores’. Hay que promover siempre su integridad, favoreciendo la reagrupación familiar -incluyendo los abuelos, hermanos y nietos-, sin someterla jamás a requisitos económicos.

Respecto a emigrantes, solicitantes de asilo y refugiados con discapacidad hay que asegurarles mayores atenciones y ayudas. Considero digno de elogio los esfuerzos desplegados hasta ahora por muchos países en términos de cooperación internacional y de asistencia humanitaria.

Con todo, espero que en la distribución de esas ayudas se tengan en cuenta las necesidades -por ejemplo: asistencia médica y social, como también educación- de los países en vías de desarrollo, que reciben importantes flujos de refugiados y emigrantes, y se incluyan de igual modo entre los beneficiarios de las mismas comunidades locales que sufren carestía material y vulnerabilidad”.

Durante los siguientes dos domingos –uno a nivel parroquial y el otro a nivel diocesano-, no queremos que este hecho pase desapercibido. Recordemos que Nuevo Laredo se empezó a formar de personas que no eran originarias ni siquiera del estado y que, si Nuevo Laredo es lo que es, es gracias a ellos.

Ojalá que muchos de nosotros participemos de estos eventos, pero sobre todo, cambiemos de actitud hacia ellos, que, como nosotros, también ellos buscan un futuro mejor para sí mismos y sus familias. Pero, en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreloenardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx