06/09/2017

3
3
Selva urbana

Ganas de colgarlos


Mauricio Belloc

Las escuelas bardeadas, los estanquillos de barrio encerrados, igual los consultorios dentales y los despachos de abogados, el ciudadano encerrado a cal y canto.

Mientras que por otra parte, los maleantes en las calles, plenas para ellos, con la ciudad a sus anchas, a la espera de la pronta víctima, esa que no falla, como no les falta cada día su decena o docena de incautos, “aunque sea para sacar el día, pues la gente muy ladina, cada vez trae menos dinero”, diría el caco del sector.

Así vemos la ciudad, presa por completo, la población aprehendida, prisionera a piedra y lodo, mientras que los delincuentes enseñoreados.

Verdaderos dueños del pueblo, ayudados por las mentiras oficiales, como las de Luis Bello Bautista, delegado en la ciudad, por parte de la PEA o Policía Estatal Acreditable quien dice que estamos en “santa paz”, mejor que en Reynosa, porque según él, han bajado (él y sus subordinados) el índice delictivo en un 60 por ciento en Nuevo Laredo.

¿Policía Estatal Acreditable? ¿Qué es eso de acreditable?, ¿acreditada por quién?, ¿no por nosotros los ciudadanos verdad?

¿ES BURLA O QUÉ?

¿Es en serio tales declaraciones de Bello Bautista? ¿Se atreve a decir tal cosa?

Según los cánones internacionales, una ciudad debe tener un policía preventivo por cada millar de habitantes, los de la PEA aquí, también llamados Fuerza Tamaulipas, según las palabras de Bello, son 250 y deberían ser por lo menos 600 (para que algunos descansen y los otros hagan turnos de 8 a 12 horas), también sus propias declaraciones.

Y también porque Nuevo Laredo tiene arriba de 500 mil habitantes, para qué nos hacemos tontos.

¿Entonces dónde quedamos, señor Bello?

Suponiendo sin conceder sus palabras, eso de haber bajado en un 60 por ciento el índice delictivo en la ciudad, no empata con las cifras federales (las del Secretariado Ejecutivo) las que indican que en los primeros siete meses de este año, en Nuevo Laredo se registraron 3 mil 318 delitos del fuero común, contra 2 mil 055 ilícito del mismo orden, en igual periodo, pero del inmediato año anterior, en el pasado 2016.

¿Entonces mi Bello, en qué quedamos, son cifras oficiales del gobierno federal?

POMPOSOS CALIFICATIVOS

Y conste que los reportes no incluyen los mal llamados delitos de “alto impacto”, como secuestro, homicidio, desapariciones y otros.

¿Por qué decimos que mal llamados de alto impacto esos crímenes violentos?

Porque para el pueblo común y corriente, para el ciudadano que es afectado a diario, constantemente, que ha sido perjudicado varias veces en un mismo año, semestre o como se le quiera medir, el verdadero delito de alto impacto, es aquel que repetidamente lo friega, el que seguido incide en contra de su persona, de su familia y de su economía y de sus bienes.

Porque de alto impacto, es el robo a mi carro (batería, autoparte, espejo, llanta y hasta gasolina).

Porque alto impacto es que después de fregarme en mi auto, se siguen al siguiente día o en la semana que viene. Contra mi casa o mi negocio, luego le tocará personalmente a mi esposa, hija, o niño.

Esos son los delitos de alto impacto para el ciudadano, lo mismo que los cinco metros de tubería que arrancan de afuera de la casa de uno, la bicicleta, la mecedora o el porta macetas (pa’l fierro viejo), así como el medidor (el que usted quiera, sea de agua potable, de gas natural o de la CFE), ahí para sacarle el cobre y mercarlo con los maleantes que tienen negocio de compra de metales.

Así que señor delegado Luis Bello Bautista, mejor haga rollito y guárdese muy bien sus palabras, en lo más recóndito de su anatomía.

“Sí será, sí será, mira que burlarse de aquellos y de nosotros, diciendo que estamos mejor que Reynosa, como si eso lo tuviéramos que tomar de consuelo”, dijo un señor que se boleaba en el banquillo enseguida del nuestro, en la Plaza Hidalgo.

De tal comentario ciudadano, es que nació esta nuestra colaboración de hoy.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx