PERFIL
ANTERIORES
22/09/2017
13/09/2017
30/08/2017
23/08/2017
16/08/2017
11/08/2017
08/09/2017

0
0
Artículo

Todos somos soñadores


Guadalupe Loaeza

Yo sueño; tú sueñas; ellos sueñan... todos soñamos... especialmente aquellos inmigrantes sin papeles que llegaron a Estados Unidos cuando apenas eran unos niños.

Lo más probable es que en seis meses sean deportados a un país que ni conocen, ni mucho menos hablan su idioma: México.

Basta con leer algunos de los tuits que muchos de ellos le dedicaron al “hombre anaranjado”, y al hombre que no sabe de sueños, Donald Trump: “Trabajo en tres empleos para pagar mi colegiatura. Estudiante, editor web y host en un restaurante. No había estado en una escuela durante 10 años hasta que llegó #DACA”.

“Soy una soñador, no soy un criminal, yo valgo. No estoy hablando por nadie más, soy americano y merezco estar aquí”.

“Donald Trump, estoy a 2 semestres de conseguir mi Licenciatura en Tecnología de Información bajo una beca completa que me gané gracias a mis méritos #DACA”.

Como escribiera Obama: “Estos dreamers son estadounidenses en su corazón, en sus mentes, en todos los ámbitos, menos en uno: en papel”.

Esto a Trump lo tiene sin cuidado. Entre más baja su popularidad incluso en su partido, más necesita consolidarse frente a sus votantes, haciendo realidad las promesas que hizo en campaña.

Los dreamers ya salieron a la calle, ya gritaron en Nueva York: “¿Sin DACA?, ¡sin miedo!”. En Washington, muchos lloraban frente a la Casa Blanca. Se les veía indignados, devastados, con mucha ira en sus corazones. Saben que si regresan a México, tienen que aprender el idioma, encontrar un trabajo o, probablemente, volver a la escuela. Saben que si se quedan en Estados Unidos, regresarán a las tinieblas. Y saben que en el país de sus padres, las cosas andan muy mal, que todo se inunda con las lluvias. Saben de la corrupción de México y saben que por acá no hay muchas oportunidades.

“No human being is illegal” decía un cartel sostenido por una joven no mayor de 20 años. Encima de que se sienten en la mira y totalmente desorientados, muchos manifestantes fueron arrestados frente a la Torre Trump. Por más que se tomaban de las manos, como cuidándose unos a otros, la Policía les ponía las esposas para llevárselos.

“Seamos claros. La acción adoptada hoy no era requerida legalmente. Es una decisión política y una cuestión moral”, escribió Barack Obama, quien en 2012 puso en marcha, después de que estuvo vegetando durante tantos años el programa DACA, por sus siglas en inglés: Acción Diferida para los Llegados en la Infancia.

En esta ocasión Donald Trump no estaba tan seguro de su decisión, de allí que no la declarara él personalmente, sino su procurador, Jeff Sessions, de línea muy dura en lo que se refiere a la inmigración. A pesar de sus dudas, Trump anunció este “plan” a través de varios tuits. “No nos equivoquemos, pongamos el interés, primero, en los ciudadanos americanos”. En otro tuit decía: “Congreso, prepárate para hacer tu trabajo: DACA!”.

Respecto a esta cancelación del programa, Trump dudaba, sí, pero gracias a Ivanka y a su yerno, Jared Kushner, se armó de valor y se dijo que había que cumplir con su promesa de campaña, a pesar de que el 64 por ciento de los estadounidenses apoya el programa DACA, según la reciente encuesta de NBC News.

Sin embargo, no faltaron las protestas, por ejemplo, de Mark Zuckerberg: “Poner fin a DACA es cruel, pues se ofrece el sueño americano a jóvenes y luego son castigados... El Congreso debe aprobar una ley de ciudadanía”.

También el director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, junto con Bernie Sanders, lo criticó.

Más de 600 mil dreamers mexicanos se sienten amenazados, aunque Peña Nieto escribió un tuit en el que ratificó que su Gobierno “promoverá una solución permanente que beneficie a los jóvenes dreamers”. Muchos de ellos no le creen al Presidente. “México ha tenido una política exterior hacia Estados Unidos y los connacionales acá demasiado patética”, reprochó Paul, un dreamer de 22 años, que radica en Washington.

“México ha dejado que nos pisoteen”, dijo un joven colimense que trabaja como asesor político de una diputada local en Washington.

Como decía Amado Nervo: “No turbes, pues, mi paz con tus discursos, amigo: mucho sabes; pero mi sueño sabe más... ¡Aléjate!”.

gloaezatovar@yahoo.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$16.70
Venta
$17.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx