PERFIL
ANTERIORES
07/12/2017
30/11/2017
09/11/2017
02/11/2017
26/10/2017
20/10/2017
12/10/2017
05/10/2017

1
0
Aventuras del Mantarraya

Treinta años de amistad


Óscar Leal

Un poco retrasadas, pero las benditas lluvias de esta temporada, cual salvavidas se convierten en las protagonistas principales de ésta su humilde columna, ellas permiten abrirle paso al cambio climático al reducir las temperaturas, colocándolas dentro del rango de los 30 grados centígrados muy perceptible en los límites citadinos, en cambio en el campo las lluvias permiten la regeneración de todo lo que toca y es ahí donde más resalta el crecimiento de la vegetación, ésta representa el escalón más bajo de la cadena alimenticia y aporta un 100 por ciento de bienestar a toda la fauna.

Por otra parte, nuestro deporte predilecto recibe la mejor de las noticias al colmarse las presas de la región; al recibir las descargas pluviales también se recargan los niveles de oxigeno junto a los ríos crecidos que arrastran todo tipo de alimento y al desembocar en las presas aportan una cantidad de nutrientes y alimentos muy necesarios para el desarrollo de la fauna acuática, un proceso inevitable de las lluvias torrenciales, las cuales forman corrientes que ingresan a las aguas calmas de las presas que forman corrientes internas cargadas de cieno oscureciendo las aguas y aumentando los niveles, obligando a los peces a mudarse de su zona de confort mas la suma del choque de las gotas de lluvia sobre la superficie les provoquen un alto grado de estrés, causando que éstos pierdan el apetito, obligándonos a aguardar un par de días para que las aguas turbias se calmen y permitan la visibilidad de los peces, hasta entonces se sentirán incitados a comer.

El exceso de alimento captado por las corrientes también reduce el interés de los peces por sobrealimentarse y esto reduce las capturas a la hora de pesca en temporadas de lluvias.

Los peces acostumbrados a estas crecidas, tienden a concentrarse en las entradas de los ríos, en forma estática reciben las aguas y sin el menor de los esfuerzos pueden seleccionar su alimento en forma de raíces, semillas y todo insecto que flota junto a éstas, no hay que olvidar el dicho: “después de la tormenta, llega la calma”, durante las lluvias torrenciales los peces tienden a aletargarse, refugiándose en zonas más profundas y nos obligan a tomar nuevas estrategias de pesca.

Buscando lugares profundos los “jigs” y “sencos” deben ser arrastrados en forma lenta y pausada para llamar su atención, también las sombras que forman las aglomeraciones de cieno al flotar, cuentan con gran porcentaje en capturas.

Por otra parte y no menos importante, aprovecho para enviar un caluroso saludo a Pepe Esquivel, quien se reporta listo para el próximo fin de semana, donde recibirá a los ex alumnos de la secundaria federal Francisco I. Madero #4, generación 1984-87 para realizar una “calentona” de pesca en la presa de su rancho, con este magno evento inician las celebraciones de esta generación que cumple 30 años de amistad, suerte y que gane el mejor.

Cuéntame tu historia,

tu ya conoces la mía.

viajesdepesca@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.90
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx