18/10/2017

8
2
Pasadizo secreto

El Cantú Rosas de 1975 y el Canturosas del 2014


Miguel Rodríguez Sosa

Nadie, absolutamente nadie ya sea en su calidad de original o residente de esta fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas que vivió, o que fue partícipe de aquella época de los años setentas, negará lo que aquel valiente ciudadano logró para su comunidad, el romper a base de trabajo, constancia, esfuerzo y razón con esos esclavizados trienios municipales de un solo partido, al ganar y con mucha ventaja las elecciones para alcalde municipal, cosa que disgustó a toda esa comunidad política de esos tiempos, entonces lo que hizo del mismo modo su hijo en el 2014 por supuesto que por igual tambaleó a la grey política local actual; entonces, de esto algo sí queda claro, que a pesar de las épocas distintas y distantes, sus contrincantes políticos sí que se incomodaron ante esos triunfos: el de Cantú Rosas de 1975 y el de Canturosas del 2014.

Por eso, Nuevo Laredo tomó otro rumbo político, ya que después del triunfo de Cantú Rosas, aunque haya retomado nuevamente el otro partido las alcaldías siguientes, estas funciones tuvieron en automático otra perspectiva, al ser de cierto modo monitoreadas por la ciudadanía, mucho más cautelosos de como el partido dominante estaba manejando la administración pública de esta ciudad.

En el caso reciente de Canturosas, queda claro que después de décadas de aquel suceso, vino otra vez a romper con esa hegemonía de un solo partido, en consecuencia, la satisfacción ciudadana nuevamente se vio en todos los rostros, en todas las colonias, en la mayoría de la gente productiva de esta ciudad.

Por supuesto que a nadie le gusta perder, y más cuando se trata de un cargo público que por igual involucra tanto a políticos como empresarios, por lo mismo y cuando los resultados le son adversos, se suele acudir a prácticas mal intencionadas, que, de entrada, logran su cometido, poner en duda o desprestigiar a esa figura política, al saber de sus nuevas o posibles aspiraciones, al tenerlo como un fuerte contendiente, ubicado como un claro objetivo de triunfo asegurado.

Mas sin embargo, el efecto de esos dos grandes parteaguas políticos trajo como consecuencia, precisamente eso, el despertar de una ciudadanía sumisa, que permanecía sujeta a las imposiciones políticas, por lo que hoy estas nuevas generaciones de ciudadanos, ciudadanas no permiten y a través de su voto, de su razonamiento esa clara y añeja manipulación.

Ojalá que no se esté lejos de esa nueva actitud, en donde los cargos públicos, las elecciones políticas se ganen a base de resultados, de satisfacciones, de logros, de trabajos bien direccionados, salpicados de esa obligada honestidad, sinceridad, caballerosidad, sin golpes bajos ni mucho menos utilizando viejas argucias para lograr el desprestigio de sus oponentes, de ser así muy probablemente el balance, el sentir ciudadano sería más decisivo, mucho más distribuido sin importar personajes o ideologías políticas; cosa contraria, lamentable sería aceptar ese retroceso, ese estancamiento que obligue a esperar a las nuevas generaciones canturosistas para que vengan a poner otra vez orden político en Nuevo Laredo, Tamaulipas.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.10
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx