PERFIL
ANTERIORES
25/10/2017
04/10/2017
30/08/2017
15/08/2017
25/07/2017
12/07/2017
05/07/2017
28/06/2017
25/10/2017

0
0
Escenarios

Debates de verdad


Genaro Lozano

Nos acercamos a la elección presidencial del 2018 y en la cancha ya hay más de 40 ciudadanos que desean aparecer en la boleta como candidatos presidenciales sin partido. Con las reglas tal y como están ahora tal vez lleguemos a la cita electoral sin un solo candidato presidencial realmente independiente y con el mismo formato rígido de debates presidenciales que en nada contribuyen a contrastar propuestas para que el electorado tenga más información útil para razonar su voto. La cultura de los debates presidenciales en México es relativamente nueva.

Apenas en 1994 se realizó el primero. Desde entonces, cada seis años la ciudadanía ve el mismo performance. Un periodista de renombre es invitado o invitada a participar como moderador en lo que termina siendo un monólogo por parte de los contendientes. Desde entonces, cada seis años se han realizado dos debates presidenciales organizados por el IFE. En la elección presidencial del 2012, aparte de los del IFE el movimiento #YoSoy132 realizó uno, el primero organizado por la sociedad civil mexicana y con un formato innovador.

De la historia conjunta de los debates en México tal vez lo más importante a recalcar sean las ausencias de AMLO en un debate en el 2006 y la de Peña, en el debate132. En el 2012 el #YoSoy132 puso en la agenda nacional la urgencia de modificar los debates presidenciales y obligar a los candidatos a participar en más de ellos. Después de la experiencia del debate132, organizaciones ciudadanas realizaron similares, principalmente en el estado de Jalisco entre los candidatos a la gubernatura y entre los aspirantes al Congreso local. Por ejemplo, Pedro Kumamoto acudió a tres debates entre candidatos de su distrito en Zapopan, Jalisco, uno de ellos organizado a través de redes sociales. En la Delegación Miguel Hidalgo, los aspirantes a la jefatura delegacional acudieron al menos a 10 encuentros organizados por estudiantes, medios de comunicación y empresarios. El #YoSoy132 dejó un importante legado en la pobre cultura del debate político en México, pero ello no se ha traducido en que las leyes electorales sean reformadas para permitir la realización de debates a todos los niveles y organizados fuera del INE o de los institutos electorales estatales. Por ello, se ve muy bien la propuesta de Enrique Krauze de realizar al menos 10 debates entre los aspirantes al 2018.

Sin embargo, cantidad no es calidad y por ello los debates deben adecuarse para tener un formato que permita la libre confrontación de ideas entre candidatos más que los monólogos o el que la moderadora pueda cuestionar a los candidatos sobre la viabilidad de sus propuestas, así como una mayor interacción con las audiencias o hasta preguntas en tiempo real. Se trata de elevar la calidad de los debates con el propósito de que sean de utilidad para la ciudadanía. El INE organiza un foro el próximo 31 de octubre y 1 de noviembre para debatir los debates de cara al 2018 y se dice listo para elevar la calidad de los mismos. Esto es un buen paso para la contienda que ya empezó, pero tampoco significa la solución de los problemas de nuestra onerosa democracia. El profesionalismo y la intensidad de los debates presidenciales en Estados Unidos del 2016 ayudaron al reality show de Trump, a la banalización de la política y no impidieron el triunfo del republicano, quien por cierto perdió los tres encuentros con Hillary Clinton, según las encuestas de salida. Los debates no son la respuesta mágica al déficit representativo de nuestra democracia, pero aún estamos a tiempo para decidir qué tipo de formatos y de difusión televisiva queremos para la contienda del 2018 para que contribuyan a razonar mejor el voto, más allá de imagen pública y de descalificaciones entre candidatos que terminan por ensombrecer el contenido de las propuestas.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.10
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx