13/12/2017

0
0
Pasadizo secreto

Político y religioso


Miguel Rodríguez Sosa

En verdad que los cambios que ha sufrido este mundo en todos sus aspectos sí que han impactado a todas las sociedades de todos los países, mas sin embargo y propiamente en Nuevo Laredo, últimamente sus ciudadanos han sido testigos de un nuevo comportamiento de los políticos, de los hombres del poder que manejan de cierto modo los destinos de esta frontera, al dar cuenta que se están inmiscuyendo en actividades algo divinas; pero más sorprendentes han sido los personajes religiosos, que por igual han tomando parte en tareas o actividades que antiguamente no cabrían en el imaginario ciudadano como es la política, entonces debido a estas actitudes de estas dos grandes entes, ya no es nada raro ver a un nuncio religioso y político que a un alcalde político y religioso.

Antes el combinar la política y religión era un caos total, pues sus interlocutores de ninguna manera se ponían de acuerdo, al ser o estar estos temas llenos de contradicciones, en consecuencia, o se ponía fin a la plática, o de plano surgían sentimientos encontrados entre ambas partes, pasando a dejar las cosas como al principio, pero eso sí, sosteniendo cada uno lo que de entrada afirmó.

Hoy al parecer comienza a surgir una rara comunión entre estas dos grandes instituciones como son la política y la religión, pues sus líderes o representantes sí que se han estado sirviendo para beneficio propio de estos dos sentimientos, sentimientos de los que la ciudadanía cada vez participa más activamente.

Por lo mismo no causa rareza que un nuncio apostólico visite a esta ciudad y sus discursos, diálogos o conversaciones estén direccionados específicamente al estado que guarda la ciudad políticamente hablando, así dar cuenta de qué es lo que le afecta, lo que le falta o lo que de plano no deja avanzar hacia ese progreso social en todos sus aspectos; y que en lugar de relacionarse, reunirse con la feligresía en este caso católica, con sus colaboradores de sus distintas parroquias, con sus sacerdotes, estos sus fieles soldados e impulsores de esa divinidad, hayan sido relegados, cambiados y totalmente por la aristocracia política.

Y en el caso del alcalde de esta ciudad de Nuevo Laredo, por igual sorprende que él como líder absoluto de este gobierno municipal, se enfoque al cien por ciento y se preocupe en demasía, de cómo va a quedar, o cuándo y quién va a encender un pino, símbolo que de cierto modo invoca o se empareja a lo religioso, a las costumbres por decir así decembrinas que marcan el nacimiento del Niño Jesús para los católicos, adosado y totalmente de ese sentimiento navideño; haciendo sí, a un lado, restándole importancia al estado que guarda la ciudad en cuestiones de progreso económico, pero sobre todo de infraestructura, de progreso visual.

Por todo esto, y al seguirse “comulgando” estas dos actividades para con los ciudadanos de esta fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, con alta probabilidad que, en un futuro no muy lejano, nada raro será el ver que a un representante religioso por su “labor social” con un bonito monumento se le esté honrando, y para ya ir armonizando, a ese político por su “divina pasión” se le esté canonizando.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$19.00
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx