17/12/2017

0
2
Selva urbana

¿La estábamos pasando mal?


Mauricio Belloc

Consumado está, el Congreso local de Tamaulipas aprobó casi a la medianoche de este viernes, que el gobierno estatal, a la brevedad posible, se endeude otros 3 mil 150 millones de pesos y que sea antes de las elecciones del 2018.

Es con calidad de urgencia, antes de que la turbulencia que pueden generar las siguientes votaciones en el país, alteren tasas de intereses y en general a la economía de la nación, así lo dijo Carlos Germán de Anda Hernández, diputado panista por Nuevo Laredo.

Carlos de Anda, a las 11:00 de la noche del 15 de diciembre, propuso que con prisa -como impaciencia tienen Gobernador y legisladores-, se debe adicionar un segundo artículo transitorio a la Ley de Miscelánea Fiscal 2018, para que antes de las votaciones del 1 de julio siguiente, el gobierno estatal haga efectivo esos créditos que puede contraer, luego de la solicitud del Ejecutivo para contratar tal endeudamiento, por dicha cantidad.

¿Estábamos mal en Tamaulipas, sin economía, sin empleo, sin inversión, sin crecimiento, en un Estado fallido, con una inseguridad disparada (no hablemos de disparos, por favor), con una paupérrima educación a nuestros hijos, que nos ubica en últimos lugares a nivel país, con una salud pública por los suelos, que ni “curitas” y Mejoralitos pueden brindarle a nuestros enfermos?, pues bien, eso no es nada.

Espérense queridos tamaulipecos, esperen a que se empiece a sentir la ausencia de participaciones federales que serán comprometidas para obtener estos empréstitos (ya lo dijo el diputado local, el 7.5 por ciento de participaciones federales quedarían como garantía de pago si se obtienen estos miles de millones prestados).

Si de por sí, se esperan serios recortes federales para este 2018, ya anunciados y re-que-te-contra anunciados, ahora con más deuda encima y de pilón con más participaciones comprometidas, esto para el crecimiento y el desarrollo de Tamaulipas, será poco menos que fatal.

Ya de por sí, nacionalmente, en cada cambio de banda presidencial, la economía del país se trastoca de sobremanera, ahora sumémosle esta bola de nieve llamada deuda pública estatal, ni idea tenemos -aunque nos imaginemos lo peor-, de cómo es que esta joroba económica nos afectará, de qué tan empinada estará la cuesta en pesos y centavos, para que no la podamos salvar el pueblo de Tamaulipas.

Pero eso al gobierno estatal, a Carlos de Anda y demás diputados, les importa un bledo, un soberano comino, pues ellos se van pronto del cargo, no es su problema.

Además se van bien “bañaos” y la deuda estatal que se queda, es para los pobres tamaulipecos, no para los ricos como ellos.

Incluso, si estos señores de la política, estos tipos que viven del dinero del pueblo, se quedasen o dejasen sus capitales personales dentro del Estado, tenemos que con el dinero proporcionado por todos los ciudadanos, pagarían la parte que les corresponde de deuda, así que no sería dineros de ellos, no del ganado como todo el pueblo, no como el peso obtenido por el ciudadano común, o sea, un centavo lleno de sangre, sudor y lágrimas.

CANALLAS, CÍNICOS

Investigando en publicaciones de medios de información -no del gobierno estatal- el 15 de septiembre pasado, leemos que un periódico serio en Tamaulipas, informó que se tenía una deuda pública estatal de 11 mil 617 millones, pues bien, ahora habrá que sumarle 3 mil 150 millones más, es decir, estaríamos iniciando el 2018, con 14 mil 767 millones de pesos en nuestras espaldas, los tamaulipecos.

Estos 3 mil 150 millones serían a pagarse en 20 años (a nuestros nietos también les tocará) y dejando en garantía de pago, el ya citado y nada menos que 7.5 por ciento de las participaciones federales.

Así que en tan sólo unos días más, cuando el gobierno estatal lo decida, como dice De Anda: “Al día siguiente de la publicación del presente decreto, a través de la Secretaría de Finanzas, inicie el proceso competitivo con la publicación de la convocatoria para la realización de la licitación de los financiamientos”, estaremos valiendo menos, o con mayor trácala, todos y cada uno de nosotros.

O sea, que prácticamente ya somos un Estado multimillonario, ¡pero en deuda!, pues ese segundo articulado añadido a la miscelánea fiscal estatal, propuesta por Carlos de Anda Hernández, realza el carácter de impaciencia, apremio, prisa, celeridad, urgencia, rapidez, premura, furor y prontitud por contraer la mega joroba económica, la enorme bola de nieve, que se nos viene para cargar a todos y cada uno de nosotros los tamaulipecos.

Y que el dinero será utilizado en seguridad pública, de los cuales mil 700 millones serán para “terminar” la construcción de un reclusorio en la capital del Estado.

¡Ja! Seguramente lo iban a invertir en educación o salud, ¡ni locos! Claro está que han de querer una cárcel muy bonita, no vaya siendo que algún día la necesiten como distinguidos huéspedes (eso si es que la justicia llegase a aparecer alguna vez en nuestro Estado).




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.00
Venta
$20.00
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx