PERFIL
ANTERIORES
05/09/2018
25/07/2018
16/05/2018
02/05/2018
14/02/2018
03/01/2018
28/12/2017
28/12/2017

0
0
Escenarios

Triunfo de Piñera


Genaro Lozano

SANTIAGO.- La derecha está de regreso en Chile, consolidando una tendencia que parece global: el asalto de empresarios que se convierten en candidatos, ganan elecciones y gobiernan para los intereses del 1 por ciento de la población.

Mauricio Macri lo hizo en Argentina, Donald Trump en Estados Unidos y Sebastián Piñera acaba de volverlo a hacer en Chile, al derrotar a Alejandro Guillier. La izquierda chilena sufrió una enorme derrota. Piñera ganó por 9 puntos a Guillier en la segunda vuelta electoral de la semana pasada.

El periodo de transición dura poco más de tres meses e inicia con la tradicional llamada de felicitación de la presidenta saliente al presidente electo, un acto republicano que es televisado y que causa extrañeza en una región acostumbrada a la falta de civilidad política. El chileno es el segundo periodo de transición más largo del continente, sólo después de los cinco meses que dura el mexicano. Bachelet tiene esos tres meses para consolidar su legado.

La derrota del candidato de Bachelet se debe a múltiples factores. En primer lugar a una equivocada lectura del desempeño económico de su Gobierno. Como candidato, Piñera presumió un crecimiento promedio superior al 5 por ciento del 2010 al 2014, mientras que Bachelet dejará un promedio del 1.8 en el periodo del 2014 al 2018, pero el crecimiento del primer mandato de Piñera se debe a los altos precios del cobre. A Bachelet le tocó un mercado internacional con un precio del cobre 45 por ciento menor que a Piñera.

Más allá del factor económico, Bachelet perdió porque Guillier fue un pésimo candidato. El ex presentador de televisión no supo defender las reformas impulsadas por la Presidenta saliente. El sitio TheClinic.cl hizo un excelente recuento de los múltiples cambios en las posturas del candidato respecto a la reforma educativa, la de salud, los fondos de pensiones, la reforma migratoria y los otros temas importantes de la contienda. Guillier fue errático y no supo dar forma a un discurso de continuidad.

Aunado a ello, la izquierda chilena llegó fragmentada a la elección. A Guillier lo cobijaron a regañadientes siete partidos de izquierda, pero otros cinco más, inconformes con el bipartidismo electoral, no lo respaldaron y decidieron formar un Frente Amplio y apoyar la candidatura de la periodista Beatriz Sánchez.

En la primera vuelta electoral, el Frente Amplio tuvo más del 20 por ciento de la votación, sólo 2 puntos menos que Guillier. De haber ido unidos en la primera vuelta, la izquierda hubiese obtenido casi el 45 por ciento del voto, frente al 35 de Piñera, pero los integrantes del Frente prefirieron ser oposición con Piñera, que haber colaborado con Guillier.

Hay otros dos factores que fueron fundamentales para la derrota de la izquierda. Por un lado, Guillier enfrentó una campaña negativa que pegó en el electorado de centro derecha. Diversos spots advertían que un triunfo de Guillier terminaría con la estabilidad económica de Chile y lo convertiría en un país comunista, en “Chilezuela”. Por ello, en el triunfo de Piñera no era extraño ver a simpatizantes de derecha celebrando con bustos del ex dictador Augusto Pinochet. Las campañas sucias siguen funcionando.

Por el otro lado, el abstencionismo en la segunda vuelta fue del 51 por ciento. Guillier no supo movilizar el voto joven, no tuvo un buen mensaje, al tiempo que Piñera utilizó cuanto recurso tuvo a su alcance para movilizar el voto de la derecha y castigar a Bachelet en las urnas.

El viernes pasado Bachelet presentó el primer Plan Nacional de Derechos Humanos, una iniciativa con la que impulsará temas como la despenalización del aborto en tres causales, una ley de identidad de género y el matrimonio igualitario de aquí a marzo próximo.

La tarea es casi imposible, pero entre los asistentes al evento había un tono común: un agradecimiento a Bachelet y la esperanza de retomar La Moneda en cuatro años, tal vez con Beatriz Sánchez o con otro candidato, pero con una izquierda unida.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx