07/01/2018

25
1
PRO Inclusión

Entre iguales


Martha Luján

No hace mucho hablaba con la mamá de un niño con discapacidad integrado en una primaria regular privada. Ella me contaba lo complicado que han sido estos primeros meses del ciclo escolar, ya que las nuevas maestras de su hijo están “desanimadas” y ya no creen tener los recursos necesarios para lograr que el niño pueda aprender. Le dijeron a la mamá que su hijo no está avanzando a “buen ritmo” y como consecuencia ha estado teniendo muchos problemas de conducta. Le ofrecieron sacarlo “por ratos” del salón para que no se abrumara demasiado.

En mi opinión, cuando las metas no se están cumpliendo, si los objetivos no se alcanzan, deberían valorarse nuevas estrategias, no debería de ser una opción sacar a nadie del aula. La permanencia de los niños en las aulas (todos los niños, siempre) debería de ser un camino incuestionable y definitivo.

Cuando la estaba escuchando hablar, me dio miedo pensar en lo frágil que es la inclusión escolar. Me preguntaba: Si ese niño no tuviera discapacidad: ¿Les sería “tan fácil” a sus maestras buscar deshacerse “por ratos” de él? La mamá estaba sorprendida por la manera en la que durante la conversación con la escuela, se fue llenando de dudas y miedo. Si esto sigue así, existe un alto riesgo de que una mamá como ella termine con su hijo fuera del sistema de educación regular inclusiva.

Yo tengo a Rafael mi hijo escolarizado desde los dos años. En su primer día de clases en maternal, era un pequeñito que no hablaba casi nada y que apenas acababa de empezar a dar sus primeros pasos. Así de frágil, ya estaba expuesto al mundo complicado de las aulas, contenidos, compañeros y maestras. ¿Ha sido fácil? No. Pero siempre que me lo preguntan les confirmo que: ¡Sí ha valido la pena!

Rafa ha aprendido desde la escuela algunas cosas con facilidad, otras las hemos tenido que reforzar entre muchos para que lleguen y se consoliden. En la escuela se ha portado: a veces bien - a veces mal... y como cualquier otro niño, ha aprendido desde la convivencia con otros a relacionarse adecuadamente con ellos. Ha enseñado con su testimonio a muchos que es un niño capaz, tenaz, esforzado, responsable y siempre dispuesto a aprender. Ha descubierto talentos maravillosos en sus maestras, quienes han estado dispuestas a sacar lo mejor de sí mismas para acompañarlo en sus procesos de enseñanza-aprendizaje. Ha encontrado amigos y amigas sin discapacidad que lo ven como un niño más y nunca como alguien inferior a ellos, esto ha reforzado su autoestima y empieza a confirmar su identidad. Si él no estuviera ahí, nos habríamos perdido mucho de esto. La inclusión de Rafa ha permitido que él aprenda, pero también los demás a su alrededor aprendan muchas cosas positivas de él.

Por años, las personas con discapacidad nos faltaron en las escuelas. Los últimos años y gracias a la decisión y valentía de muchas personas con discapacidad y sus familias, podemos a partir de las aulas, conocer a más y más personas para enseñarlas a ser inclusivas, para mostrarles que no sólo las personas con discapacidad sino todas las personas somos diversas. Las huellas de las manos, la mirada, la forma en la que pensamos, amamos, sentimos y aprendemos... todos somos diferentes.

México necesita de la presencia de nuestros hijos e hijas con discapacidad. Los necesitamos en las aulas para transformar el violento mundo en un espacio incluyente para todos. Ni las maestras, ni los espacios físicos, ni las nuevas generaciones sabrán lo que es la inclusión hasta que aprendamos a ver a todas las personas de frente, como iguales en las aulas, como pares en los juegos y en cada parte a la que vayamos.

Aulas incluyentes son mi deseo para todos los niños de mi país este 2018.

Yo hago mi parte, enseñando a mi hijo a ser tolerante, resiliente y amoroso con todos los que lo encuentran de frente y lo ven para abajo. En una de esas… si volvemos este propósito el deseo de todas las familias, lograremos cambiarnos y aceptar por fin el hecho de que las personas nos necesitamos unas a otras para estar completas… y que por fin digamos… ¡todas somos iguales y tenemos el mismo derecho de tener las mismas oportunidades!

¡Les deseo un año nuevo lleno de salud, prosperidad e inclusión!




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.60
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx