PERFIL
ANTERIORES
05/09/2018
25/07/2018
16/05/2018
02/05/2018
14/02/2018
03/01/2018
28/12/2017
14/02/2018

1
0
Escenarios

Adiós, Norberto


Genaro Lozano

Después de 22 años de Arzobispado, 51 años de sacerdocio y múltiples denuncias de encubrimiento de casos de abusos sexuales por parte de religiosos católicos, Norberto Rivera se fue al retiro y a su lugar llega el Cardenal Carlos Aguiar Retes, un cercano colaborador del Papa Francisco al que Rivera le entrega malas cuentas.

Norberto Rivera nos acostumbró a escuchar a un religioso que no tenía decoro al hablar de la función del ano, de prácticas sexuales, amenazas a políticos, entre otros. Tal vez por esta actitud el número de católicos ha caído y se espera que la próxima vez que el Inegi realice un censo, en el 2020, el avance de las iglesias evangélicas sea considerable y el número de no creyentes también aumente.

A Norberto lo relacionamos con una vida de lujos y excesos. En el libro “Norberto Rivera: el Pastor del Poder”, coordinado por Bernardo Barranco, Guadalupe Loaeza escribe sobre el religioso que “con los años se convirtió en el líder espiritual de los millonarios, de las señoras de sociedad, de los hombres con mucho poder y de los priistas más prestigiosos”.

Tal vez por ello el Papa Francisco no extendió el Arzobispado de Rivera, como sí hizo con otros Cardenales que llegaron a la edad de retiro.

Más allá del gusto por los bienes materiales, a Norberto lo recordamos por su férrea lucha en contra de las personas gays, lesbianas, bisexuales, trans.

Él y el Cardenal Juan Sandoval vociferaron en contra de legisladores que aprobaron las sociedades de convivencia y los matrimonios igualitarios y hasta llegaron a responsabilizar a la comunidad LGBT por los terremotos y por la violencia del narcotráfico.

En lugar de hacer llamados a la apertura de la Iglesia Católica para todas las personas, en lugar de cobijar a una chica trans que busca la fe en Cristo y que es violentada por su comunidad, Norberto y Juan cerraron las puertas de sus templos a la diversidad sexual y esparcieron un lenguaje de odio, ajeno al amor del profeta que fundó su Iglesia.

Pero la razón más importante por la que Rivera será recordado será por la impunidad, por el encubrimiento de casos de abusos sexuales. El más sonado el de Marcial Maciel, pero junto a ése los cientos de casos que han sido documentados desde la década de los 90.

En uno de sus últimos actos con medios, Rivera reconoció la existencia de 15 casos de abusos en la Ciudad de México, pero Joaquín Aguilar, de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes, ha documentado más de 540 y tiene incluso demandado a Rivera en una corte de California por el presunto encubrimiento de un sacerdote abusador.

Durante su reciente visita a Chile y a Perú, el Papa Francisco se enfrentó a una sociedad molesta por los abusos sexuales de sacerdotes y por la falta de justicia. A su paso por esos países, tres iglesias católicas fueron incendiadas (vacías) y familiares de víctimas de abusos criticaron que Francisco se presentara en un evento con un presunto encubridor.

A esto se enfrenta Carlos Aguiar Retes, el sucesor de Rivera. A iglesias cada vez más vacías, a una distancia enorme entre los Cardenales y sus lujos, de sus fieles, al enojo de miles de familias que no han recibido justicia por parte de la Iglesia en la que alguna vez confiaron y creyeron.

Aguiar empezó su reinado siguiendo la huella de Rivera, como un Cardenal enamorado del poder, al invitar a la candidata presidencial Margarita Zavala, a su esposo el ex presidente Calderón y al líder de Morena Martí Batres, a la ceremonia en la que asumió el Arzobispado.

Ojalá que el nuevo Arzobispo no viole el Estado laico, se acerque a las víctimas de los abusos sexuales y escuche a voces como el obispo Raúl Vera, el Padre David Fernández Dávalos o del Padre Miguel Concha Malo para construir una Iglesia más incluyente, más amorosa y que ayude a pacificar al país tan violento en el que vivimos y eso pasa por enterrar el funesto legado del Cardenal Rivera.



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx