25/02/2018

0
1
Selva urbana

Déjese de payasadas


Mauricio Belloc

Eso de que “lleva en su corazón a Nuevo Laredo”, no le corresponde a Francisco Javier García Cabeza de Vaca, como titular del gobierno estatal, pues ni por asomo en 17 meses de gobierno ha mostrado tal ternura y amor.

De hecho, le pega al Tío Lolo, pues sabe que tiene por obligación que aportar 120 millones 981 mil 442 pesos que Eugenio Hernández Flores (ni Egidio Torre Cantú), no entregó para la construcción de los cinco colectores y un canal pluvial, conjunto de obras llamada Proyecto Integral de Alcantarillado Pluvial de Nuevo Laredo.

El Estado (EHF) firmó contrato para ese proyecto con fondos tripartita, entre Nad Bank, Municipio de Nuevo Laredo y el propio gobierno de Tamaulipas, ese compromiso no se desecha nada más así, se tiene que cumplir, es orden.

Era por 483 millones de pesos, en conjunto; Nad Bank aportó el 50 por ciento del total, que fueron 241 millones 962 mil 884 pesos.

El Municipio, según aseguró el ex alcalde Ramón Garza Barrios, puso su parte que era del 25 por ciento (120 millones 981 mil 442 pesos).

Y el gobierno estatal debió haber enviado los otros casi 121 millones de pesos, pero nunca se comprobó que lo hiciera.

Entonces que recuerde el hoy “cariñoso y amantísimo” gobierno de Cabeza de Vaca, que está pendiente con Nuevo Laredo por ese monto, a menos que compruebe que sí se hizo llegar tal suma a esta ciudad fronteriza y que sí se aterrizó en el subsuelo de Nuevo Laredo.

‘A NUEVO LAREDO LO LLEVO…

… En el corazón” esa es digna de Cepillín, Bozo, Pipo, Platanito, Cometón, pero no del nuevo titiritero “Chompetín”.

Y es que se nos retuercen los hígados cada que leemos lo que acaba de decir el reynosense respecto a Nuevo Laredo.

Mejor que el Ejecutivo estatal se deje de “evenfladas” y cumpla los compromisos que están pendientes y que si es Gobernador, sabe que están sin cumplirse, pese a haberse firmado.

El corazón al que se refiere con el “cariñito” que nos dijo este pasado viernes día 16 del mes, ha de ser de hojalata, frío como la lámina.

Y lo ha de traer en su bolsillo, pues no ha puesto un céntimo a esta ciudad, ya no sólo de lo que citamos arriba (los 120 millones 981 mil pesos) que el Estado como figura administrativa y gubernamental que no caduca, está comprometida a enviarlo, para reparar o construir colectores y de los que no hay visos de que haya depositado, sino que de su propio gobierno, Cabeza no ha derramado nada en estas yermas y a veces, muy inundadas tierras.

Cabeza sólo vino a entregar unas cuantas bicicletas a los niños de la periferia (¡uy! qué inversión tan seria) dentro del que llamó “Un Gobierno Cerca de Ti”.

“Cerca de Ti”, ¿sin un penique o un duro que haya aportado a Nuevo Laredo?

¡La manga, que! Puro cuento, por el contrario, el hombre sólo vino a decir que no le dará nada de medicinas, equipo tecnológico, mobiliario, doctores, enfermeras y técnicos, al Hospital General, que dizque porque no soporta la grilla interna que ahí se traen.

Mira tú, qué pelao tan cómodo, se quitó la barra con lo del problema interno entre el personal de ese centro de salud, para zafarse de otras obligaciones, como es el dotar y dejar bien parado (de todo a todo) a ese nosocomio que es el caballito de batalla de la gente pobre, cuando enferma.

La salud pública es primordial, debe ser preocupación y ocupación primaria de todo gobierno, pero en Tamaulipas este señor vino a Nuevo Laredo sólo a “pintarle cuernos”, con su mameluca señal con los dedos de la mano, diciendo que no les dará nada al Hospital General.

Ni al General, ni Centro Oncológico, ni al Hospital Civil “Del Niño y de la Madre”, que está de la ídem.

Dice que lleva a Nuevo Lado en su corazón, ¿de qué material será esa víscera cardiaca, dan hojaldre?

VOLVIENDO AL AGUA

Pero regresando al tema de los colectores y el canal pluvial que no se hicieron entre los años 2008 y 2010, ese conjunto de obras eliminaría en definitiva el que Nuevo Laredo se convierta en una Venecia o una Amsterdam, cada que llovizna, cada que cae un mísero “chipi chipi” y hasta con el más leve rocío matinal.

Y ahora Cabeza de Vaca, hace 10 días vino al pueblo y dijo que enviará 220 millones de pesos para 14 obras diversas, pero hay que aclarar que la palabra “enviar”, salida de la boca grande y floja de los gobernantes de Tamaulipas, desde Manuel Cavazos Lerma, Tomás Yarrington Ruvalcaba, Eugenio Hernández Flores, Egidio Torre Cantú y Francisco García Cabeza De Vaca, es sinónimo de “si te vi, ni me acuerdo” o “espérenlos sentados”.

Entonces, esos 220 -supuestos- millones de pesos, que -presuntamente- enviará Cabeza de Vaca a Nuevo Laredo ¿van o no van incluidos en los ya citados 120 millones 981 mil pesos que el Estado de Tamaulipas no han asignado a Nuevo Laredo desde el trienio 2008-10 para lo de los colectores que no se hicieron?

Aclarando amanece.

Y una última pregunta para el Gobernador, ¿Ahí más o menos para cuándo?




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.80
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx