04/03/2018

2
2
Selva urbana

Sin agua y sin vergüenza


Mauricio Belloc

Porque el gobierno municipal de cada trienio es bastante ratero, por supuesto que incluido el actual, es por lo que Nuevo Laredo sufre de constantes cortes del servicio de agua potable, como el de hoy.

Se acabaron la Comapa, la secaron, la dejaron como pez boqueando en la banqueta de concreto, entre el gobernador y el alcalde, los gobernantes de antes y los actuales pillos de la función pública.

Una administración local multimillonaria como lo es la de Nuevo Laredo, no debería hacer sufrir a su ciudadanía, privándola del vital líquido, ni tampoco anegándola de aguas con excremento, por toda la mancha urbana.

Definitivamente que no, así que decir que se acabaron la Comapa, no es mentira, se clavaron el dinero en lugar de dotarla del equipo, de la maquinaria, de la tecnología, las redes, colectores, canales y demás recursos físicos que los tiempos van exigiendo, que el crecimiento poblacional va demandando.

Y de paso, nuestra gente, ¡nosotros! no hemos obligado a los presidentes municipales a no ser tan bandidos, ni tan cínicos.

Sí, no nos hagamos como que la virgen nos habla, los habitantes hemos pasado las últimas décadas y lustros, pero sobre todo en cada trienio de administración local, sin hacer nada al respecto.

Hemos visto complacientemente cómo ningún alcalde se ha opuesto a que la caja de la Comapa sea saqueada por el gobernador en turno, ¡Ninguno!

Decimos que el alcalde del momento, es coyón y agachado ¿y nosotros?

Que parece ser condición para llegar al puesto de presidente municipal, el callarse los abusos del gobernador y el entregarle todo el dinero de la Comapa.

Semeja que está estipulado que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado es un botín del Ejecutivo estatal y que el alcalde -para colmo y desgracia del pobre pueblo- tendrá que conformarse con las migajas que aquél deje.

Lo anterior nos lo grita el estado que guarda nuestra Comapa, los cortes que hemos venido sufriendo desde por lo menos un lustro, cada vez más frecuentes y extensivamente perjudiciales.

Así tenemos que los cabildos designan un presupuesto cada año para esa empresa paramunicipal de agua, dentro del mismo contemplan los ingresos directos que la misma Comapa tendrá por cobro del caro servicio a los usuarios, al indefenso y abusado pueblo.

Pero a la postre, presupuesto y entradas directas ¡todo se lo roban!

Eso es claro, por más que en los últimos años paguen miles de pesos en publicidad mentirosa, para decir: “La Comapa es autosuficiente”, “por primera vez la Comapa trabaja con números negros”, “la Comapa, reconocida como la mejor en el Estado”, “Como nunca, en más de 20 años, no se tienen números rojos en Comapa”.

¡Y EL DRENAJE!, OH MANITO

Cuando al ciudadano le brotan las aguas negras en la coladera de su baño, de su lavabo de la cocina donde está preparando los alimentos del día para su familia, en el patio de su casa donde juegan sus hijos, el ciudadano común sabe que se debe a que la Comapa es un botín de dos corsarios (gobernador y alcalde).

El corte cada vez más frecuente del servicio de agua potable, como el de este día domingo 4 de marzo, en basto sector del poniente, nos advierte que tenemos un gobierno que está robándonos con “tubo” (lo de tubo, es para estar a tono con el lenguaje del agua que no llega por el enramado de Comapa).

Cuando las aguas negras y el excremento de todos nosotros, escurren por gravedad en las calles de decenas de colonias de la ciudad, tales como La Fe, Los Fresnos, Lomas del Río, Bonitos Toboganes, Reservas Territoriales, Nueva Victoria, Los Olivos, Colinas del Sur, La Joya, Valles del Paraíso -y así por medio pueblo-, nos dice a diario a todos y cada uno de los habitantes de esta gran ciudad, que nuestro gobierno es un gran ladrón.

Cuando los ríos de aguas putrefactas, circulan por doquier, para luego anegarse en cualquier esquina del barrio, en un punto cualquiera del desnivelado asentamiento irregular, en un rincón súper habitado del arrabal, en el corazón de la colonia proletaria, nos alerta que nos siguen robando.

Pero cosa curiosa ¿no? Ni falta agua, ni brotan negros y hediondos drenajes en las residenciales, ahí sí le meten dinero para no tener ese espectáculo y ese foco de infección tan dañino, ¿será porque ahí viven o porque ahí moran quienes “sí tienen derecho a gritar”?

Lagunas verdes por doquier, sin poder ir a parar a un sistema de alcantarillado que las recoja, porque también es inexistente.

Ahí es cuando “nos cae el veinte” que el alcalde en turno, se está robando todo el dinero, el que le deja el gobernador en funciones, no sólo se están birlando el efectivo del presupuesto general, el gran capital, sino que también lo que debería ser invertido para dotarle al pueblo de los muy necesitados servicios básicos, como el agua potable, el drenaje y el alcantarillado.

No somos nada.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx