20/03/2018

0
0
Artículo

Ambición desproporcionada


Rogelio Hinojosa

Sujeta a muchos cambios y diferentes estudios, ésta nace de la “flojera”, del desprecio a sí mismo y hacia los demás. En pocas palabras: “aquí nomás mis chicharrones truenan” (¡Y está mal!).

Y todo por una “flojera” a muchas cosas: flojera para levantarse en la mañana, flojera para estudiar, flojera para ser responsable, y de paso para empezar a trabajar, todo lo quiere fácil y rápido… (yo creo que viene del “rápido y furioso”, que ha fabricado muchos automovilistas también irresponsables… ¡no todos!).

Y lo que sigue por ende, es la “no-proporción” de querer a ser alguien: un triunfador. Entonces aunque llegue “una proporción”, ésta llega con miles de obstáculos, aunque en realidad son sólo “cientos”, pero muy valiosos para tomar una decisión, y que sea la correcta: ¡la de un triunfador!

Al sentir el triunfo, y ver que otros no lo tienen, se va creando, va naciendo una “ambición”, que si no es controlada, se pierde. ¿Y cuál sería esta ambición?..., la que sea, pero que sea para el bien de sí mismo, y darla a los demás, llámense: familia, amistades y demás a su alrededor.

La “política”, lo he escrito muchas veces, “es una doctrina”. Y como “doctrina”, se debe respetar y tomarla en serio: “para sí mismo, y para los demás”. No existe la igualdad (útil), sino que la “proporción” se vuelve a lo contrario, o sea a la “desproporción”.

Y aunque llegue a sonar como “pleonasmo”…, la ambición (sana) se torna en ambición (enferma) y es cuando se “desproporciona”, y lleva al individuo (irresponsable) a obrar como le dé la gana…, y hasta con prepotencia.

Todos los niveles de nuestro gobierno, desde el más alto, han permanecido desde hace muchos-muchos años: desproporcionados. Y al parecer…, y más a lo que vemos, pero más sentimos, es que les importamos un comino…, (como no somos políticos)…, o una pura y dos con sal… ¡Viva México!

Un país privilegiado y rico por naturaleza, y además “noble”… (sus hijos)…, pero “guiado” por otros “hijos” que les importa nada más ellos mismos, y no sus hermanos “pobres”, y que vivimos bajo el mismo techo, y en la misma casa: “México”. Y sólo vemos el triunfo y la riqueza “desproporcionada”: lujos, yates, aviones, bodas, viajes, etc., etc., etc.

¡Qué tristeza!..., y que “impotencia” ante estos “malos” hermanos.

P.D. Todo esto, ha contribuido al “despapaye” y al nacimiento de “organizados”. ¿O no?




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.60
Venta
$18.60
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx