PERFIL
ANTERIORES
08/08/2018
01/08/2018
25/07/2018
18/07/2018
04/07/2018
20/06/2018
06/06/2018
11/04/2018

0
0
Compartiendo opiniones

Russell Crowe


Padre Leonardo López Guajardo

Como actor, me parece muy sobrevalorado. Su gran película “El Gladiador”, es su tarjeta de presentación. Sin embargo, su vida personal ha tenido serios altibajos, mucho mayores a los que ha tenido en su vida artística. Tan sólo en su reciente divorcio, ha tenido que desprenderse de su armadura que utilizó en la parte climática de su película, así como motocicletas, bellas guitarras y otros objetos que, no por ser menos conocidos, son valiosos para él.

Probablemente, Crowe, al ver por última vez sus preciados tesoros, se haya puesto a pensar en los errores que cometió que provocaron esta separación, en la que su talento no fue suficiente para salir adelante en su papel más importante: su vida personal.

Desafortunadamente eso pasa con las rupturas familiares, en las que los esposos no son los únicos perdedores, sino su entorno, y, aunque es cierto que mantener la unidad en la familia, siempre ha sido una empresa difícil, la naturalidad con la que son disueltas las relaciones familiares, sigue siendo una fuerte presión para algo tan delicado y frágil como las relaciones humanas.

Aunque sigan siendo necesarias las separaciones en no pocos casos, siempre quedará la sensación de que hubo matrimonios que hubieran podido salvarse, con un poco más de disposición.

En mensaje en un pueblo italiano, el Papa da un consejo que bien valdría aplicar a las familias.

“Por favor, no pierdan tiempo ni fuerzas riñendo entre ustedes. No conduce a ninguna parte. ¡No los hace crecer! ¡No los hace avanzar! Pensemos en un niño que llora, llora, llora y no quiere moverse de la cuna y llora, llora. Y cuando su madre lo pone en el suelo para que empiece a gatear, llora, llora y se vuelve a la cuna. Les pregunto ¿ese niño podrá andar? No, porque está siempre en la cuna.

Si un pequeño pueblo pelea, pelea y pelea, ¿podrá crecer? No. Porque todo el tiempo, todas las fuerzas se usan para discutir. Por favor, paz entre ustedes, comunión entre ustedes. Y si a alguno le entran ganas de chismorrear de otro, que se muerda la lengua. Le sentará bien, le sentará bien al alma, porque la lengua se hinchará, pero le sentará bien; también al pueblo. Dad este testimonio de comunión.

En un momento no fácil como el presente, mientras la población disminuye progresivamente y envejece porque muchos jóvenes se ven obligados a ir a otros lugares para buscar trabajo. La migración interna de los jóvenes, un problema. Recen a la Virgen para que les conceda la gracia de que los jóvenes encuentren trabajo aquí. Entre ustedes, cerca de la familia y no estén obligados a irse a buscarlo a otra parte y el pueblo se venga abajo, abajo, abajo.

La población envejece, pero es un tesoro, ¡los ancianos son un tesoro! Por favor, no marginen a los ancianos. No hay que marginar a los ancianos, no. Los viejos son la sabiduría.

Y que los viejos aprendan a hablar con los jóvenes y los jóvenes aprendan a hablar con los ancianos. Ellos, los ancianos, tienen la sabiduría de un pueblo. Cuando llegué me gustó mucho saludar a uno de 99 años y a una ‘jovencita’ de 97. ¡Hermosísimo! Estos son su sabiduría. Hablen con ellos. ¡Que sean los protagonistas del crecimiento de este pueblo! Que no falte  una atención cuidadosa y cargada de ternura —como ya he dicho— hacia los ancianos que son  patrimonio de nuestras comunidades. Me gustaría que una vez se diera el Premio Nobel a los ancianos que dan la memoria a la humanidad”.

Hasta aquí el mensaje del Papa. No es fácil avanzar cuando resaltamos las diferencias, o cuando nos paralizan los caprichos, el orgullo y la necedad. La separación es una solución en la que rara vez hay un ganador y demasiados los perdedores. Para detener esta tendencia, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx