PERFIL
ANTERIORES
08/08/2018
01/08/2018
25/07/2018
18/07/2018
04/07/2018
20/06/2018
06/06/2018
18/04/2018

0
0
Compartiendo opiniones

Mi árbol y yo


Padre Leonardo López Guajardo

Hace unos días, en el Estado de Puebla, se registró un hecho vergonzoso: fue rescatado un menor de edad que estaba encadenado a un árbol por su padre. Los vecinos alertaron sobre la situación. Un hecho que escandalizó a todo el país. Su padre fue detenido y puesto a disposición de las autoridades.

No se explican las razones de la conducta de su padre ¿disciplina?, ¿castigo?, ¿alguna enfermedad? (aunque pensándolo bien, si hubiera alguna enfermedad sería la del padre). Y no, dándole vueltas al asunto, no hay nada que lo justifique.

Pero, a decir verdad, muchos de nosotros nos parecemos más a ese padre de lo que imaginamos, son muchos los padres que amarran a sus hijos con sus malos ejemplos, su conducta y su conformismo, que son muchas veces, más fuertes que cualquier cadena. Lamentablemente, es cada vez más fácil constatar por tantos menores de edad (y otros no tan menores), tan encadenados a las redes sociales, que las han hecho parte de ellos, encadenándolos a una vida aislada, peor aún, por su propia voluntad.

Lo lamentable de estas cadenas es que, no nos han obligado a ponérnoslas, sólo bastó la sugerencia de alguien para hacerlo, y en la era de la libertad, hemos renunciado alegremente a ella, mostrando conductas que causarían vergüenza y esterilizando los mejores ideales que pueden mostrar los corazones humanos.

O bien, encadenándonos a pesimismos y justificaciones que nos paralizan, que nos llevan a exagerar nuestras limitaciones, que nos llevan a vidas vacías y superficiales.

En su mensaje a los jóvenes, en su pasado viaje a Chile, el Papa dijo, entre otras cosas, lo siguiente:

“De protagonistas —que lo somos y lo queremos ser— podemos llegar a sentir que vale lo mismo hacer algo que no hacerlo: ‘¿Para qué te vas a gastar? Mira –el joven pesimista–: Pásala bien, deja, todas estas cosas sabemos cómo terminan, el mundo no cambia, tómalo con calma y anda para adelante’. Y quedamos desconectados de la realidad y de lo que está pasando en ‘el mundo’. Y quedamos, sentimos que quedamos, ‘fuera del mundo’, en ‘mi mundito’ donde estoy tranquilo, en mi sofá, ahí.

Me preocupa cuando, al perder ‘señal’, muchos sienten que no tienen nada que aportar y quedan como perdidos: ‘Tú tienes algo que dar’. – ‘No mira esto es un desastre, yo trato de estudiar, tener un título, casarme, pero basta, no quiero líos, termina todo mal’. Eso es cuando se pierde la conexión. Nunca pienses que no tienes nada que aportar o que no le haces falta a nadie: ‘Le haces falta a mucha gente y esto piénsalo’. Cada uno de ustedes piénselo en su corazón: ‘Yo le hago falta a mucha gente’.

Ese pensamiento, como le gustaba decir a Hurtado, ‘es el consejo del diablo’ –‘no le hago falta a nadie’–, que quiere hacerte sentir que no vales nada… pero para dejar las cosas como están, por eso te hace sentir que no vales nada, para que nada cambie, porque el único que puede hacer un cambio en la sociedad es el joven, uno de ustedes.

Nosotros ya estamos del otro lado. Todos, decía, somos importantes y todos tenemos algo que aportar. Con un ‘cachito’ de silencio se pregunta cada uno –en serio, mírense en su corazón–: ‘¿Qué tengo yo para aportar en la vida?’. Y cuántos de ustedes sienten las ganas de decir: ‘No sé’. ¿No sabes lo que tienes para aportar? Lo tienes adentro y no lo conoces. Apúrate a encontrarlo para aportar. El mundo te necesita, la patria te necesita, la sociedad te necesita, vos tienes algo que aportar, no pierdas la conexión”.

Hasta aquí el mensaje. No podemos seguir encadenados a actitudes que esterilizan lo mejor de nosotros mismos, pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx