22/04/2018

4
1
Selva urbana

¡Tírenle al Nejo!


Mauricio Belloc

Todos podemos apostar tronchado, que esta noche en el primer debate presidencial, la consigna de los cuatro rivales candidatos ¡y posiblemente hasta de los tres moderadores!, será centrarse en el tabasqueño, tratar de joderlo, a como dé lugar.

Ya lo hemos visto en los noticieros “profesionales” de cobertura nacional, en los programas de chacoteo político, ya no se están guardando apariencias, ni nada.

Sí que será clave el encuentro de hoy, si López Obrador logra salir avante, ya no digamos ganador a ojos vistos, sino lo menos golpeado posible, la simple intentona de los actores por buscar perjudicarlo, sólo lo robustecerán más, confirmando el adagio aquel de que: “lo que no te mata, te hace más fuerte”.

Ni el historial que le saquen a sus allegados (Napo, Elba Esther, Monreal, Ebrard y demás), perjudicará a López Obrador, porque no se trata de él, de su persona y porque a todos ellos y a muchos más de los suyos, ya les sacaron sus trapitos y no ocurrió gran cosa.

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

Dicen los que saben, que sólo un autosabotaje desde el interior de las huestes de este hombre, pudiera tener un golpe mediático en su contra, algo que pudiera alcanzar el grado de contundente o serio, por cuanto a su popularidad nacional.

Puede ser que todos tengamos un esqueleto oculto en el guardarropa, pero a estas alturas del partido, como para joder al Peje, tiene que ser algo insospechado, una verdad indudable y negativa, que lo deje sin la más mínima posibilidad de defensa, una mancha que se vuelva un pantano, tanto que si se mueve, se hunde más.

Hoy Andrés Manuel López Obrador, basado en el hartazgo de 125 millones de mexicanos, más otros probablemente 15 millones que se fueron al extranjero, va sobre caballo de hacienda.

NI UNA QUINTILLA

Y así sucederá en los otros dos debates, pues después de éste, si el hombre sale bien librado, agarrará experiencia insospechada, que ni Meade, ni Anaya, ni Margarita, ni El Bronco, ni el INE, podrán tumbarlo en los siguientes dos ejercicios, ni el día de la votación.

Para bien o para mal -sólo el tiempo lo dirá- quien hoy es el “as” del pueblo, la esperanza de los mexicanos, va en primerísimo lugar hacia los resultados del 1 de julio.

El hombre puede ser que a la postre, a la vuelta de dos, cuatro o seis años, no resulte lo que el país esperaba de él, pero aquí, justo en este momento, no se trata de eso, no se está a discusión ese tema.

Hoy y hasta la noche del 1 de julio, se trata de la cifrada esperanza o creencia de todo un pueblo, así, nada más (por si eso fuera poco).

Así que ni los primos de El Gabacho, o sea, ni los que mandan en el otro Laredo (a menos que se lo escabechen) podrán evitar un resultado como del que ya habla México entero.

El fenómeno social se vislumbra, está en marcha, ¿qué puede pasar para que no ocurra?

Muchos dicen que el impredecible e impensable cambio podría venir del norte, fraguarse desde la septentrional porción del continente.

Esperamos que no.

SOMOS INOCENTES

Así que con el de hoy, restan 71 días, vamos a ver qué hace el “stablishment”, para descarrilar la máquina que se perfila hacia Palacio Nacional.

Pero desde ahora, desde ya, advertimos a quien haya que aviar, que todos los mexicanos somos inocentes, que nadie, ni desde afuera, ni tampoco adentro, venga a dañarnos como pueblo, porque a ellos, los muy pocos o muy ajenos a nuestra nación, no les resultaron las cosas.

Nosotros no estamos ya para asonadas, el país está convulso debido a tantos bandidos, sometido a la violencia que es ajena a este grandote, pero noble pueblo.

Somos un niñote bueno y bastante dejado, pasivo e indefenso, ya no nos perjudiquen más, con otras cosas.

Así que cualquier alboroto, podría tornarse en un problema mayúsculo como país, nos enfermaría y mataría a muchos de nosotros.

Si no quieren que llegue AMLO, gánenle bien, a las buenas, en las urnas, pero sin trampas, sólo con votos, pues otro resultado, uno no deseado, ni esperado, podría ser muy malo para cada mexicano, para todos.

Siempre hemos temido, nos horroriza cada vez, todo cambio de sexenio, pues sabemos y muy bien, que puede darse, como ya ha ocurrido varias veces, los “mandarriazos” económicos, o sea, severos golpes al valor metálico de las cosas, como son las devaluaciones, fuga de capitales, disparo de la inflación, costo de los productos y todo eso que ya muy bien nos sabemos todo mexicano mayor de edad.

Así que esperamos que los malquerientes de este hombre hoy a la cabeza de la preferencia popular, no vayan a voltear feamente al país.

Que gane el mejor, pero limpio.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx