25/04/2018

1
1
Pasadizo secreto

La política en Nuevo Laredo se encuentra en ‘terapia intensiva’


Miguel Rodríguez Sosa

La historia de la política en Nuevo Laredo está dividida en dos partes, el antes y después, fue el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) el que vino a darle ese tinte, pues allá por la década de los años setenta y al haber ganado la alcaldía de esta ciudad derrotando a su acérrimo enemigo el Partido Revolucionario Institucional (PRI), se esperaba con esto lograr darle un nuevo rumbo a la forma de hacer política en esta ciudad, mas sin embargo lo que se vislumbraba en esos años con ese triunfo hasta hoy no se ha reflejado nada bueno, en consecuencia su “salud” se encuentra ya muy deteriorada; entonces a más de cuarenta años de aquella hazaña de dicho partido, y al no verse avances favorables, es triste reconocer que por esto, la política en Nuevo Laredo se encuentra en “terapia intensiva”.

Desde la década de los años setenta los residentes de Nuevo Laredo no han visto en los propios partidos políticos, en sus candidatos, otra cosa más que una repetición de mecanismos y campañas de proselitismo enfocadas a enmarcar esas necesidades sobre la ciudadanía, construcción o arreglo de vías, alumbrado público, agua potable o instalación de drenaje sanitario, en sí direccionadas todas sus promesas a “remendar” esos urgentes requerimientos.

Pero esa constante repetición de acciones, no hace más que entender una cosa, que o esas promesas no se cumplen en su totalidad satisfactoriamente, o de plano no se ejecutaron tal y como en su momento las demandaba la ciudadanía, al realizarse lo que el funcionario quiso en lugar de lo que en verdad se le solicitaba.

Hoy Nuevo Laredo está siendo testigo del inicio de campañas políticas para los diferentes cargos públicos de elección en la que participarán algunos ciudadanos de esta frontera, pero nuevamente están siendo desarrolladas al viejo estilo, yéndose por lo mas fácil, por lo más práctico, por lo que compromete menos, siendo los principales temas el de la pobreza, la necesidad de la gente para agenciarse el voto.

A nivel nacional a Nuevo Laredo se le representa como una ciudad pujante y progresista, en donde muchos opinan “se vive bien”, entonces debe entenderse que las familias de escasos recursos no requieren de los candidatos ese “diezmo” político transformado en mejoras en sus colonias, pues eso le toca al gobierno local en turno el proporcionarlo, el exigírselo.

Entonces, quien se ostente como el candidato a senador, alcalde, diputado y demuestre con un estudio, con un informe ilustrado y bien estructurado en lo que le corresponde a su futuro cargo y haga pública su propuesta a través de los distintos medios de comunicación, lo que efectivamente necesita esta ciudad para paliar al menos la pobreza, seguramente ese personaje tendrá para sí mismo, la certeza indiscutible del voto.

Por lo mismo, la manera de hacer política será percibida por el ciudadano de diferente manera, al ya no existir esa “mendicidad” del voto, sino más bien esa efectividad de lo que se externa, se proyecta, se visualiza a futuro; hoy el candidato moderno es el que no busca el voto entre la necesidad y la pobreza, sino más bien el que con fundamentos lo procura a través de la razón, la credibilidad y la veracidad de sus promesas.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx