PERFIL
ANTERIORES
20/06/2018
06/06/2018
30/05/2018
23/05/2018
15/05/2018
09/05/2018
02/05/2018
18/04/2018
02/05/2018

0
0
Compartiendo opiniones

La batalla de hoy


Padre Leonardo López Guajardo

Hablar de la batalla del 5 de mayo, es hablar de una victoria inesperada hasta para los mismos mexicanos. El recuerdo de esta batalla ha quedado grabado de tal forma, que en los Estados Unidos, los mexicanos la celebran, con mayor entusiasmo, que el día de la independencia. Es más, en la Casa Blanca de los Estados Unidos, era habitual que importantes cantantes mexicanos se hicieran presentes para conmemorar  tal evento.

Hoy también tenemos batallas que, a diferencia de la ocurrida en 1862, no es encabezada por un ejército extranjero.

El pasado 7 de abril, en un mensaje a jóvenes de la región italiana de Brescia, el Papa dijo, entre otras cosas, en qué consiste esta lucha:  

“Jesús es muy claro. Dice: ‘Si uno quiere venir en pos de mí, es decir conmigo, tras de mí, niéguese a sí mismo’. ¿Por qué usa esta palabra que suena un poco fea, ‘negarse a sí mismo’? ¿Por qué? ¿En qué sentido debería entenderse? No significa despreciar lo que Dios mismo nos ha dado: la vida, los deseos, el cuerpo, las relaciones... No; todo esto Dios lo ha querido y lo quiere para nuestro bien.

Sin embargo, Jesús pide al que quiere seguirlo que se ‘niegue a sí mismo’, porque en cada uno de nosotros hay lo que en la Biblia se llama el ‘hombre viejo’: hay un hombre viejo, un yo egoísta que no sigue la lógica de Dios, la lógica del amor, sino que sigue la lógica opuesta, la del egoísmo, la del interés propio, a menudo enmascarado con una fachada buena, para ocultarlo.

Ustedes saben todo esto, son cosas de la vida. Jesús murió en la cruz para liberarnos de esta esclavitud del hombre viejo, que no es exterior, es interior. Cuántos de nosotros somos esclavos del egoísmo, del apego a las riquezas, de los vicios. Estas son las esclavitudes interiores. Es el pecado, lo que nos hace morir por dentro”.

Esta es una batalla en que la violencia física pasa a otro nivel. Las principales batallas las libramos es nuestro interior, y el resultado de éstas se refleja en la sociedad. Aquellos eventos que nos lastiman y avergüenzan, iniciaron en el interior de personas con nuestras mismas debilidades y potencialidades. La gran diferencia está en la manera de encarar estas difíciles luchas.

A veces, con ingenuidad, pensamos que la solución a los problemas locales y nacionales, dependerá de quien sea elegido para ocupar importantes cargos gubernamentales, transfiriéndoles nuestra responsabilidad con un voto. Si bien es cierto que tienen mucho que aportar a la sociedad, no pueden suplir nuestras luchas personales.  

En su última exhortación, este llamado a un combate inteligente es el que nos marca el Papa:

“167. Hoy día, el hábito del discernimiento se ha vuelto particularmente necesario. Porque la vida actual ofrece enormes posibilidades de acción y de distracción, y el mundo las presenta como si fueran todas válidas y buenas. Todos, pero especialmente los jóvenes, están expuestos a un zapping constante. Es posible navegar en dos o tres pantallas simultáneamente e interactuar al mismo tiempo en diferentes escenarios virtuales. Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento.

168. Esto resulta especialmente importante cuando aparece una novedad en la propia vida, y entonces hay que discernir si es el vino nuevo que viene de Dios o es una novedad engañosa del espíritu del mundo o del espíritu del diablo. En otras ocasiones sucede lo contrario, porque las fuerzas del mal nos inducen a no cambiar, a dejar las cosas como están, a optar por el inmovilismo o la rigidez. Entonces impedimos que actúe el soplo del Espíritu. Somos libres, con la libertad de Jesucristo, pero Él nos llama a examinar lo que hay dentro de nosotros ―deseos, angustias, temores, búsquedas― y lo que sucede fuera de nosotros —los ‘signos de los tiempos’— para reconocer los caminos de la libertad plena: ‘Examinen todo; quédense con lo bueno’ (1 Ts 5,21)”.

Una lucha en la que, como siempre, usted tiene la última palabra.

 padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.30
Venta
$19.90
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx