09/05/2018

2
0
Pasadizo secreto

Un indiscutible líder, Reginaldo Elizondo Garza


Miguel Rodríguez Sosa

El magisterio en Tamaulipas está prácticamente a la deriva, sin verdaderos líderes sindicales, sin esa fortaleza que décadas atrás denotaban, después de aquellos recios guías, de esas actitudes, triste es reconocer que hoy de eso prácticamente no queda nada, entonces a esa falta de representatividad, de apoyo y logros, cabe evocar a un gran maestro ya finado, pero en vida un indiscutible líder, Reginaldo Elizondo Garza.

Por siempre sus detractores han señalado al gremio sindical tamaulipeco como inundado de cacicazgo, en donde con favores o mayormente a través del recomendado, familiar o conocido era como se lograba “algo” en este ramo educativo, mas sin embargo cabe indicar que al menos los que formaban parte de este agrupamiento en sus beneficios como trabajador por siempre fueron defendidos por sus líderes sindicales, logrando por lo mismo la conclusión satisfactoria de la mayoría de sus demandas.

Así lograban ese aumento salarial, sus pensiones, sus jubilaciones, la obtención de ese crédito de casa, vehicular, incluso ese apoyo fraternal para solventar ese imprevisto, ese problema que de cierto modo afectaba su economía; entonces el apoyarse en el sindicato, el voltear a ver a esos representantes por supuesto que era un “alivio” para muchos maestros su intervención; saberse que no estaban solos, que no iban a luchar en sus demandas ante cualquier autoridad de una forma individual, sino siempre apoyados, soportados por su propio sindicato.

Ese desbaratamiento del magisterio en Tamaulipas sí que ha estado afectando a muchos trabajadores de la educación, al verse que nadie, absolutamente nadie los procura, los aconseja, los apoya en sus demandas, al entender que no tan sólo la fuerza de las voces o actos para lograr sus objetivos serán suficientes si no se cuenta con esa representatividad gremial que le dé esa dirección, esa validez y excelente trato a través de una institución como es para algunos casos la figura del sindicato.

Por supuesto que no se trata de volver al pasado, a admitir o ser parte de viejas prácticas que en sí propiciaron su disolución parcial, sino más bien el poseer esa identidad como maestros tamaulipecos ante cualquier situación de forma individual o grupal, el brindarles ya sea hacia miembros o no miembros esa garantía de satisfacción favorable a sus pretensiones.

Que lo que demandan los maestros así fueran dependientes del Municipio, del Estado o federal, incluso particular sean por igual escuchados, se les dé el mismo trato, la misma categoría, entonces ese sello de garantía a los que pertenecen al magisterio, al ramo educativo sea real y tangible.

Por lo mismo ese respeto hacia ese docente fluya nuevamente entre la comunidad, entre la misma autoridad, que esa dignificación como trabajador en esa profesión de la enseñanza vuelva a tener o siga teniendo como base ese reconocimiento, esa valoración que como mentores por siempre se les debe de tener; ya no considerarlos tan sólo como un trabajador más, ya no estigmatizarlos como “obreros de la educación”, sino y por lo que aportan, señalarlos más bien como todo un lujo tamaulipeco.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx