11/05/2018

1
0
Pasadizo secreto

¿Aún existe un Centro Histórico en Nuevo Laredo?


Miguel Rodríguez Sosa

Hace muchos años en esta frontera, algunos de los edificios sobre todo del centro de la ciudad contaban con una placa metálica alusiva, ese detalle por supuesto que le daba a la ciudadanía, al visitante esa idea, esa confirmación tanto de su fecha de construcción, inauguración, antigüedad así como de algún suceso importante ocurrido en esa finca; hoy siguen en pie muchos de esos edificios, mas sin embargo a falta de ese olvido o descuido se desprende por igual esa nostalgia, ese sentimiento que provoca surja y entre los paseantes, entre la misma ciudadanía esa obligada pregunta: ¿Aún existe un Centro Histórico en Nuevo Laredo?

Al menos el imponente edificio del Puente Internacional número I tanto en su paso hacia el norte, como de regreso hacia el sur mantiene en ambos lados sus placas que indican desde su fecha de construcción hasta la fecha de su inauguración, en ellas externa quiénes participaron en la idea, en su materialización, incluyendo a personajes de gran categoría política de ese entonces, ciudadanos que por igual influyeron de cierto modo en su creación.

Entendible es que para que un Centro Histórico sea considerado como tal, debe contar su historia, no tan sólo a través de construcciones, ni de narrativas que de voz en voz se van transmitiendo entre las generaciones, sino también por medio de ese mensaje escrito en referencia a esa calle, el porqué lleva ese nombre, quién construyó ese edificio, de quién fue ese renombrado negocio así como también que se gesto en ese importante sitio.

Por supuesto que hay diversas maneras de transmitir ese recuerdo, pero una de las más usadas es la de la placa, éstas pueden ser por la colocación de la primera piedra, inauguración, por ampliación, honorífica, de agradecimiento, entre otras; en el caso de Nuevo Laredo sí que existen muchos espacios para motivarlos con este detalle, iglesias, escuelas, hoteles, edificios comerciales, inclusive plazas, viejos cines o pequeños negocios, pero grandes históricamente hablando cabrían y bien de recibir esa distinción. Por supuesto que los “viejos” neolaredenses sí que recuerdan y bien de muchos negocios que en su época fueron muy renombrados, reconocidos tanto local, nacional como internacionalmente; turismo que los abarrotaba para adquirir sus productos, sus refrescantes bebidas, sus detalladas joyerías, atractivas artesanías; ejemplos la Joyería Reza, Curiosidades La Estrella, el Edificio Martis, la Plaza Juárez, la iglesia del Santo Niño, ese bonito edificio ubicado en la acera sur de la calle Belden entre Guerrero y Ocampo que aún asoma en sus alturas su detallada arquitectura.

No se puede pasar por alto un edificio que los transeúntes y que a falta de una narrativa histórica ahí plasmada, ignoran en su totalidad qué fue ahí o a qué personaje famoso le perteneció, si se tuviera una oportunidad, al cruzar la avenida Ocampo voltear hacia arriba y admirar el edificio en donde se encuentra la Mercería Alcaraz, junto a ese disfrutar por igual ese eterno color verde de un edificio de tres plantas que por muchas décadas sí que le ha dado identidad a lo que fuera una antigua botica, local que aún conserva sus viejas puertas, sus ventanas, su mismo piso.

Por la avenida Matamoros entre Pino Suárez e Hidalgo, es difícil ignorar, no admirar una bonita pero muy antigua casa, a un lado un gran edificio forrado de tabique que juntas dan testimonio de lo que fue el Nuevo Laredo de antes; inclusive es reconfortante aún voltear a ver a ese Mercado Maclovio Herrera, espacio que dio y por muchos años testimonio de ese golpetear de las herraduras de los caballos que muy coloridamente adornadas, jalaban esas calandrias con ese bendito turismo.

Entonces es bueno considerar y mantener al Centro Histórico como ese espacio bien conservado, para que exista y no cree dudas o confusiones al haber sido restaurado equivocadamente, perdiendo su originalidad, o su testimonio histórico que de éstos emana, manifestar sí y a través de escritos en ellas plasmadas en placas esa veracidad, ese proyecto de no dejarlo “morir”, desaparecer.

Para esto por supuesto que se debe estar bien documentado, entender qué es y para qué es un Centro Histórico, desde cuándo se ha establecido como tal en Nuevo Laredo, cuáles son sus edificios o sitios emblemáticos, marcarlos, identificarlos y bien para su lucimiento, para su entendimiento.

No se trata tan sólo de formar sociedades históricas, no se trata tan sólo de plasmar a través de las redes sociales esas repetitivas fotos de los sitios más sobresalientes de esta ciudad, sino por igual el estudiar, el rescatar y externar otros tantos con igual valor histórico.

Ojalá se tome muy en cuenta y para rescatar y conservar el Centro Histórico de Nuevo Laredo este documento tan importante como es la Carta de Atenas para la restauración de monumentos históricos adoptada en la primera conferencia internacional de arquitectos y técnicos de monumentos históricos, Atenas, 1931; en el Congreso de Atenas se adoptaron las siguientes siete resoluciones, llamadas “Carta del Restauro”:

“1. Se establecerán organizaciones internacionales para la restauración, tanto a nivel operativo como consultivo. 2. Los proyectos de restauración que se propongan serán sometidos a la crítica, de modo de prevenir errores que causen pérdida de carácter o de valores históricos en las estructuras. 3. Los problemas de la preservación de los sitios históricos serán resueltos a través de la legislación a nivel nacional para todos los países. 4. Los sitios excavados que no puedan ser objeto de inmediata restauración deben ser cubiertos nuevamente para su protección. 5. Las técnicas y materiales modernos pueden ser usados en los trabajos de restauración. 6. Los sitios históricos contarán con estricta protección de custodia. 7. Se deberá prestar atención a la protección de áreas alrededor de los sitios históricos”.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx