14/05/2018

1
0
De política y cosas peores

‘Washteca’


Catón

Anna Listta, psiquiatra de profesión, llegó a su casa y encontró a su marido en concúbito carnal con una estupendísima morena. Lo primero que la doctora pensó fue que de seguro su esposo había sufrido en su niñez un trauma causado por su madre. A eso se debía su infidelidad. Luego se dijo que la estupendísima morena no tenía madre. Y finalmente le preguntó a su libidinoso cónyuge por qué lo hallaba en tan ilícito acto. Respondió él: “Te traje a esta mujer para que la analices. Creo que está loca”. Con interés profesional inquirió la psiquiatra: “¿Por qué crees que está loca?”. “Bueno -razonó el marido-. Al menos hace el amor como loca”… Ya conocemos a Capronio. Es un sujeto ruin y desconsiderado. Fue a la reunión en que sus compañeros de la secundaria celebraron 30 años de haber salido de la escuela. Le dijo con tono admirativo a una de las asistentes: “¡No me digas que eres Boricia Karloff, aquella muchacha feúcha, desgarbada, con cara de tonta y piernas chuecas! ¡Mírate ahora!”. Halagada, esperando los piropos que de seguro vendrían, repuso con una sonrisa la mujer: “Sí, soy yo”. “¡No lo puedo creer! -siguió Capronio-. ¡30 años, y no has cambiado nada!”… En el Potrero se narra una leyenda que explica cómo surgieron las montañas. Según ese relato en tiempos de Nuestro Señor no había montañas. Todo el mundo era una gran planicie en la que apenas sobresalían algunos oteros y colinas. Cuando Jesús subió a los cielos el día de la Ascensión la tierra quiso seguirlo para no perderlo, y se elevó también. Así nacieron las montañas. En los años de mi primera juventud fui montañista. Subí a todas las cumbres que rodean a Saltillo -El Picacho, El Diamante, El Penitente-; llegué a la cima de otras más altas y lejanas: La Viga, Santa Rosa, El Potosí. Dolía el cuerpo en esas escaladas, pero se aliviaba el alma. Ahora, en mi segunda juventud, escucho aún la voz de las montañas. El alma se alborota al oírla, pero el cuerpo se ha vuelto remolón -está más cerca ya del suelo que del vuelo- y me ata a ras del piso. Monterrey, ciudad vecina de la mía, tiene montañas épicas. Así las describió Manuel José Othón. Se hallan en una zona llamada La Huasteca. Sus peñones y riscos, sus escarpas, son maravilla de la naturaleza. Y sin embargo hay gente torpe que profana la majestad de ese prodigio con la barbarie de los grafitos. Eso es como pintarrajear el rostro de Dios. Por eso aplaudo -y con ambas manos, para mayor efecto- a las alumnas y alumnos de la Universidad de Monterrey y a su maestro Javier Díaz, que a través de un programa de ingenioso nombre, “Washteca”, se dedican a la tarea de limpiar de grafitos esos montes. Desde aquí les envío mi felicitación. Es muy alentador ver esa muestra de civismo en medio de tantas muestras de incivilidad… Rubia era ella, y rubio él. Se casaron, y el primer hijo que tuvieron salió negrito. Ella se justificó ante su azorado cónyuge: “Recuerda que unos días antes de casarnos me llevaste a lo oscurito”… Un tipo llamó por teléfono a cierto compadre suyo. Le dijo que necesitaba con urgencia hablar con él para tratarle un asunto de extrema gravedad. Debía ir al Bar Rocco ese mismo día a las 8 de la noche. Puntual acudió el hombre. Después de tres o cuatro copas habló el otro con sombrío acento. “Compadre -le dijo-. Tengo un amigo que va a fugarse con una mujer casada. Me pidió 30 mil pesos prestados para los gastos de la huida. Siento mucho informarle que la mujer con la que se va a escapar es mi comadre, la esposa de usted”. “¡Santo Cielo! -se apuró el otro-. ¡Por favor, compadre, ayúdeme! ¡Préstele el dinero a su amigo!”... FIN.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.00
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx