23/05/2018

0
0
Pasadizo secreto

‘Un histórico olvido’ los edificios multifamiliares


Miguel Rodríguez Sosa



Cual si fuera una maldición vertida sobre dos grandes gigantes que aún se encuentran en pie al sur de esta ciudad de Nuevo Laredo, es como se pudiera entender su nula atención, adicionado con esa falta de interés de los que se dicen pertenecer a grupos o sociedades históricas y que a sabiendas de su valor arquitectónico, sentimental y documental, sin ninguna consideración ni propician, ni incitan a ninguna autoridad de ningún nivel para sacarlos de esa oscuridad, de ese total abandono; pues de hacer algo, con alta seguridad que la misma ciudadanía, las nuevas generaciones de neolaredenses y a su paso, dejarían de considerar como “un histórico olvido” los edificios multifamiliares.

Es fácil entender que en esta frontera todo versa sobre la política, pero cuando se trata de la historia misma, nulo es el apoyo para estos aspectos, en consecuencia, importantes edificios como los por todos conocidos multifamiliares, no son considerados dentro del programa de mejoras, de conservación ni mucho menos el de incentivar su origen y permanencia histórica.

Entonces y debido a que ninguna autoridad del nivel que sea se preocupan por rescatar esa identidad perdida de esta construcción que por décadas ha dado testimonio de un Nuevo Laredo pujante, que nacía y crecía a la par con su progreso, de esas familias que las habitaron o que aún sus familiares poseen como un preciado tesoro, por eso mismo, es responsabilidad de esos que han tomado esa identidad de compiladores históricos de este Laredo mexicano, el procurar su cabal conservación y mantenimiento.

Pues el hecho de continuamente abanderarse con situaciones enmarcadas en el aspecto de historia y la vida antigua de esta ciudad, no precisamente los enaltece como sus rescatadores o impulsores, pues lo que se ve a la vista de todos, no tan sólo es sinónimo de interés o preocupación total por estas construcciones ya eternas y emblemáticas de Nuevo Laredo, sino por igual enmarcan esa falta de apoyo, de abandono histórico.

Entonces, quien se diga o manifieste como conocedor de la historia de Nuevo Laredo, quien se catalogue a sí mismo como historiador o que pertenece a una agrupación o sociedad histórica, deberán por lo mismo sentir un poco de pena y algo de vergüenza por contribuir con sus escasos o nulos actos y promociones a favor de estas raíces históricas.

Entendible es que hoy los edificios de los multifamiliares aún tienen nombre y apellido, aún forman parte de la tradición e historia de esta frontera, y aún como complejo habitacional y teniendo el origen que haya tenido, no es justo que no se les procure, que no se les brinde esa manifestación de aprecio y cariño por estar, seguir de pie acompañando las historias de Nuevo Laredo.

Qué falta para darle mejor vista reordenando su vasto jardín y árboles, qué falta para pavimentar y nivelar su estacionamiento, qué falta para pintar del color original a dichos edificios multifamiliares, qué falta para colocar una placa conmemorativa y escribir su historia, así saber quién lo ideó, por qué o para quiénes se construyó, qué falta para exhibir por igual los nombres de sus moradores beneficiados para en su momento poder habitarlo; seguramente y para lograr todo esto faltan no ideas, no presupuesto, no conocimiento de su historia, sino más bien ganas de hacerlo.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx