PERFIL
ANTERIORES
06/06/2018
30/05/2018
23/05/2018
15/05/2018
09/05/2018
02/05/2018
18/04/2018
11/04/2018
23/05/2018

0
0
Compartiendo opiniones

El debate


Padre Leonardo López Guajardo

¿Sirvió el debate? Quienes están decididos a votar por determinado candidato, lo harán por él, independientemente de lo que les digan y comenten. ¡Hasta pueden caer en un grado de fanatismo! En todo momento, su candidato es el ganador.

Así ocurre a muchos de nosotros en la vida, a veces nos aferramos a una idea, una actitud, una manera de vida de la cual no queremos salir, una inmovilidad que nos atrofia y nos deja en una zona de confort. Es una tentación de la cual, muchos de nosotros no queremos darnos cuenta y no hacemos el menor intento por salir de ello.

En su mensaje del domingo pasado, la fiesta de la venida del Espíritu Santo, el Papa nos hace un llamado a evitar el estancamiento y el pesimismo, que paraliza nuestras potencialidades hundiéndonos en la mediocridad. Hace un llamado a lo más noble de las creencias y valores:

“El Espíritu libera los corazones cerrados por el miedo. Vence las resistencias. A quien se conforma con medias tintas, le ofrece ímpetus de entrega. Ensancha los corazones estrechos. Anima a servir a quien se apoltrona en la comodidad. Hace caminar al que se cree que ya ha llegado. Hace soñar al que cae en tibieza. He aquí el cambio del corazón.

Muchos prometen períodos de cambio, nuevos comienzos, renovaciones portentosas, pero la experiencia enseña que ningún esfuerzo terreno por cambiar las cosas satisface plenamente el corazón del hombre. El cambio del Espíritu es diferente: no revoluciona la vida a nuestro alrededor, pero cambia nuestro corazón; no nos libera de repente de los problemas, pero nos hace libres por dentro para afrontarlos; no nos da todo inmediatamente, sino que nos hace caminar con confianza, haciendo que no nos cansemos jamás de la vida. El Espíritu mantiene joven el corazón –esa renovada juventud-.

La juventud, a pesar de todos los esfuerzos para alargarla, antes o después pasa; el Espíritu, en cambio, es el que previene el único envejecimiento malsano, el interior. ¿Cómo lo hace? Renovando el corazón, transformándolo de pecador en perdonado. Este es el gran cambio: de culpables nos hace justos y, así, todo cambia, porque de esclavos del pecado pasamos a ser libres, de siervos a hijos, de descartados a valiosos, de decepcionados a esperanzados. De este modo, el Espíritu Santo hace que renazca la alegría, que florezca la paz en el corazón.

En este día, aprendemos qué hacer cuando necesitamos un cambio verdadero. ¿Quién de nosotros no lo necesita? Sobre todo cuando estamos hundidos, cuando estamos cansados por el peso de la vida, cuando nuestras debilidades nos oprimen, cuando avanzar es difícil y amar parece imposible”.

Hasta aquí el mensaje que nos deja pensando que las mejores propuestas, no son las que pronuncia un candidato, sino las que brotan de lo mejor de la humanidad, o, si es usted creyente, de lo mejor de su fe y que, no siempre serán las opciones más populares, cuando renunciar a la sensatez se ha convertido para muchos, en la mejor de las decisiones. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com 




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$19.90
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx