PERFIL
ANTERIORES
22/08/2018
15/08/2018
27/07/2018
13/07/2018
13/06/2018

3
0
Artículo

¿Este arroz ya se coció?


Guadalupe Loaeza

¿Ya se coció este arroz? Todo parece indicar que sí. Nos guste o no nos guste, nos lo tendremos que comer a fuerzas. ¿Habrá todavía tiempo antes de que se queme? ¿Y si la receta no resulta ser la adecuada? ¿Y si el arroz tiene muchos prietitos? ¿Y si está muy salado y es con o sin cáscara?

Cuántas preguntas antes del debate postrero. ¿Modificará este debate, aunque sea un poco, los resultados de las encuestas? Lo dudamos.

Temo que nos decepcione una vez más la calidad del debate. Temo que la mediocridad se ha apoderado, desde hace rato, de ese ejercicio. Y temo que ninguno de los tres y medio candidatos estén, como siempre, a la altura de nuestras expectativas.

Nunca me había impacientado tanto en un proceso electoral. Desde que empecé a votar, participaba con alegría. Independientemente de las encuestas, estaba segura de mi voto.

No había redes sociales ni memes ni bots ni fake news ni asesinatos de candidatos de cualquier lado del país. Nunca habíamos tenido un Gobierno tan postrado y tan poco inteligente frente a un mandatario tan notoriamente ignorante y hostil. (¿No que era súper inteligente Videgaray, nuestro secretario de Relaciones Exteriores? ¿No que se las sabía de todas todas y que era tan amigo de Jared, el yerno de Trump? Qué decepción de funcionario. Ojalá que ya se le hayan bajado los humos con los que entró a la Cancillería dizque para aprender...)

La guerra sucia no era tan intensa y constante, como si no hubiera una manera civilizada de enfrentar a los adversarios. Es cierto que se dice que en la guerra y en el amor todo se vale, pero en estas elecciones se les pasó la mano.

¿Qué factura estaremos pagando los mexicanos para sufrir estas elecciones? ¿Nuestra desidia, irresponsabilidad, desinterés, indolencia e ignorancia nos habrán orillado a este caos? Nos reímos de la osamenta de La Paca, nos divertían los excesos de corrupción del “Negro” Durazo, nos intrigaban las travesuras del Profesor Hank, nos admiraba el poder de la maestra Elba Esther Gordillo, nos hacíamos de la vista gorda ante la corrupción de los ex Presidentes, de su familia, de sus hermanos; si ganaba una y otra vez el PRI, pensábamos que era normal.

”El partido tiene todo controlado. Ellos saben cómo hacerlo. Allí está Gutiérrez Barrios, un genio de la política. Allí están los programas sociales, tienen al pueblo tranquilo. Allí está Televisa, para que nos siga engañando y ocultando la verdad. Allí están los intelectuales que se alinearon con el poder. Nadie aguanta un cañonazo de 50 mil pesos. Siempre ha habido pobres en México, ése es su destino. Pero el pueblo mexicano es muy fatalista, todo aguanta. Allí está la Virgen de Guadalupe que siempre los ha socorrido; somos los hijos preferidos del Papa. Mientras yo tenga a mis tres ‘muchachas’ (trabajadoras del hogar), mis viajes y mis tres comidas garantizadas, lo demás me vale. Que roben, pero que no roben mucho”, decía la vox pópuli.

Siempre actuamos, ante el Gobierno, como menores de edad. Si metemos todo esto y mucho más en una olla exprés, el estallido no se hará esperar. Como dice Elena Poniatowska: “Espero que México haya tocado fondo, que no haya otra sorpresa catastrófica” (El País).

Para colmo de males, ayer Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva del Senado, denunció ante la PGR al candidato a la Presidencia Ricardo Anaya por lavado de dinero. ¿Y ahora qué dirá el frentista que quiere meter a como dé lugar a Peña Nieto a la cárcel? ¿Dirá que de ninguna manera existe vinculación alguna con el desvío de dinero? He allí nuestra clase política. Nada de que estar orgullosos. ¿Y ése es el debate que vamos a ver?

¿Por qué si apoyé tanto a AMLO, ahora me encuentro totalmente sacada de onda? ¿A qué le temo? ¿Qué me pasó en estos seis años? ¿Por qué dejé de creer en él? Sé que no se trata de pensar en mí, sino en México. Pero lo que me preocupa es precisamente México y no yo. Me da pavor que López Obrador no entienda el mundo en que vivimos y que por soberbia se ciegue de más en más.

Pero lo que más me preocupa es que aun cuando gane el candidato puntero, durante su Presidencia no cambie nada... Ésa habrá sido última oportunidad...

gloaezatovar@yahoo.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.50
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx