13/06/2018

0
0
Pasadizo secreto

Supermercados son los grandes generadores de basura plástica


Miguel Rodríguez Sosa



Hacia finales de los años sesentas y principios de los setentas en esta ciudad de Nuevo Laredo comenzaron a proliferar algunas tiendas que comercializaban una gran variedad de productos para el uso y consumo humano, para adquirir muchos de éstos se necesitaba el “depósito” que consistía en llevar el frasco, envase o recipiente para despachártelo, al acudir a esas “súper” tiendas por igual ocasionaba el acarrear, cargar más despensa, para eso el dueño del negocio residente de aquí mismo de la ciudad y reconociendo el problema, proporcionaba bolsas de papel; es de reconocer que hoy la bolsa de plástico ha sustituido a la de papel, por eso mismo los supermercados ubicados en Nuevo Laredo son los grandes generadores de basura plástica.

De las súper tiendas más conocidas al lado oriente de la ciudad se encontraban la súper tienda “Mas” ubicada en la antes Acapulco e Iturbide, después cambiaría al nombre de súper tienda “Chapa”, ahí se colocaba la despensa en bolsas de papel con el nombre de la tienda estampada, por igual es de recordar la súper tienda “Obregón” que estuvo en la esquina de Nuevo León y Acapulco la que empaquetaba el mandado bajo el mismo estilo.

Más al oriente en la esquina de la avenida San Antonio y Canales estaba una “Supertienda García” que proporcionaba el mismo servicio de la venta de suministros sobre todo para el hogar, la bolsa de papel era su complemento para embolsar el mandando de su clientela; hoy sigue ahí otra, pero con diferente nombre.

En el Centro de la ciudad era muy conocida la supertienda de don Alejo Sandoval casi muy cerca del hospital del Seguro Social, en el crucero de Mina y Guerrero lo que hoy es una joyería por igual la gente acudía a una vieja tienda a surtirse la despensa. Y un poco al poniente sobre la González no se puede dejar de mencionar El Competidor en donde te empaquetaban el mandado en cajas de cartón incluso en costales de ixtle o tela; ya más al poniente en los años setentas surgió una gran súper tienda denominada la Comercial Laredo que se dice vino a inaugurar un Presidente de la República.

A pesar de que poco a poco se fue generalizando que la ciudadanía adquiriera sus productos para el hogar en súper tiendas, los tendajos, los puestecitos o las tiendas de la esquina por igual seguían subsistiendo; eso si al igual que los propietarios de estos pequeños o grandes establecimientos ofrecían las bolsas de papel, cajas de cartón hasta costales para acarrear el mandado que ellos vendían, las amas de casa asimismo procuraban llevar sus bolsas de “redes”, las que por supuesto eran más resistentes y cabían mucho más cosas.

Nuevo Laredo está padeciendo hoy en día de una gran contaminación de bolsas de plástico, de botellas del mismo material que día a día van a dar a las alcantarillas, al río Bravo, el sistema de recolección de basura local y aunque esa es su función, no se dan abasto con tanta basura que generan no los consumidores, sino los mismos centros comerciales que los ofertan.

No se vale conmemorar el Día del Medio Ambiente para tan sólo entender, atender el asunto por unos cuantos minutos, se deben tomar acciones para que este problema disminuya y ver los resultados a corto plazo, exigir los ciudadanos a estos centros comerciales como consumidores, el ir eliminando y de una buena vez por lo menos la bolsa de plástico.

Después y por qué no ir sustituyendo esos envases desechables por los retornables, volver nuevamente a dejar el depósito para adquirir ese refresco, esa leche, llevar recipientes para adquirir frijol, arroz, envolver las carnes y frutas frescas en papel.

Quizás y por la gravedad del problema de contaminación sea necesario regresar a los tiempos en que los propietarios de las tiendas, tendajos, puestecitos te exhibían todo a granel, así cuando los niños y niñas iban a comprar galletas o cuanta golosina se les antojaba, el tendero les hacía un conito de papel y en ellos les surtía sus dulces preferidos.

No se trata de hacer anticuada esta vida moderna, sino de disminuir, aunque sea “poquito” esa producción de plásticos que mucho daño le está causando no tan sólo al medio ambiente sino al humano mismo, pues basta con ver alrededor de las plazas, escuelas, calles y avenidas, parques, centros recreativos como el río o Laguito de Nuevo Laredo para asimilar la magnitud de este problema de contaminación.

Es el momento de retomar ese mensaje que brindaron los antepasados utilizando otra vez esas viejas costumbres, crear ideas nuevas, pero menos dañinas, hacer ya algo tanto la ciudadanía como las mismas autoridades municipales, los primeros dejando de solicitar bolsas de plástico y los segundos creando un reglamento que las prohíba en todos los establecimientos comerciales, antes de que el plástico termine ahogando a las nuevas generaciones de niños y niñas, jóvenes, adultos.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx