PERFIL
ANTERIORES
07/11/2018
31/10/2018
24/10/2018
17/10/2018
03/10/2018
26/09/2018
19/09/2018
12/09/2018
05/09/2018
29/08/2018
25/07/2018

1
0
Artículo

Claudia y la mafia


Sergio Aguayo



Se cayó un pedazo de la Plaza Artz Pedregal y reapareció la mafia inmobiliaria para constatar que el gobierno capitalino perdió el control del urbanismo, de los espacios públicos y de la seguridad.

En 18 años llevamos tres jefes de Gobierno, cada uno con su propuesta urbanística. Andrés Manuel López Obrador quiso repoblar el Centro Histórico y promulgó el Bando 2; Marcelo Ebrard alentó las construcciones en las 16 delegaciones con la Norma 26 y Miguel Ángel Mancera quiso concentrarlas en polígonos de actuación.

Los tres confiaron en las inmobiliarias para la implementación de sus planes y éstas privilegiaron la ganancia y se olvidaron del interés general. Pregunté en redes por ejemplos concretos y en el listado destacan Santa Fe, la Torre Mayor, la Supervía Poniente, Plaza Delta, Nuevo Polanco, la Torre Mítikah, etcétera. También hubo menciones a los miles de edificios ilegales que han brotado por doquier, aunque las delegaciones más maltratadas son Azcapotzalco, Álvaro Obregón y Miguel Hidalgo.

Las consecuencias son de diversos tipos. Al encarecerse la vivienda y las rentas sobrevino el desplazamiento forzado de población, se multiplicaron los tiempos de traslado y se desnudaron las deficiencias e insuficiencias del transporte público. Creció el tráfico y los baches, escaseó el agua, desaparecieron árboles. A los nuevos desarrollos llegaron franeleros y ambulantes que se apropiaron de calles y banquetas para contribuir al desorden urbano.

Un funcionario me cuenta que algunas empresas pidieron se dejaran los puestos de comida callejera para ahorrarse la instalación de comedores en edificios, donde el costo del metro cuadrado se tasa en dólares.

Ha habido ciudadanos que se organizan, protestan y litigan. Aunque tengan la razón, generalmente son derrotados por una hermandad inmobiliaria con cinco extremidades: 1) La Asamblea Legislativa que emite leyes o concede autorizaciones a los cambios de uso de suelo; 2) los jefes de Gobierno que toleran el saqueo por razones que jamás han explicado a cabalidad; 3) los delegados que disfrutan los beneficios de la piñata; 4) las inmobiliarias que saben codearse con todos los estamentos de los gobiernos capitalinos y sacar provecho a una legalidad hecha a la medida de sus necesidades y, finalmente, 5) los tribunales que se encargan de torear y desgastar a vecinos inconformes.

La existencia de esta fraternidad que funciona como mafia puede constatarse en el derrumbe de Artz Pedregal. José María Riobóo es presidente del grupo que hizo el diseño estructural de la plaza comercial; tiene 18 años trabajando con los jefes de Gobierno y es asesor de López Obrador para el nuevo aeropuerto (también aspira al diploma del “constructor incómodo” del próximo sexenio). La esposa de Riobóo es Yasmín Esquivel Mossa, presidenta desde 2012 del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, cementerio de la luchas vecinales contra las construcciones ilegales.

Óscar Kaufmann, vocero del Grupo Sordo Madaleno (principal constructor de Artz Pedregal) fue coordinador general de Comunicación Social durante unos meses con el ahora senador Miguel Ángel Mancera.

Me resulta incomprensible el canibalismo de esta fraternidad (o mafia) que destruye o deteriora el entorno en que viven. Existe. La he observado y documentado en los últimos años. Como en el caso de los desaparecidos, sabemos de ella por el trabajo de vecinos, académicos y periodistas que aceptan nuevas construcciones en la capital siempre y cuando se hagan pensando en el futuro y en el interés general.

El 1º de julio se renovaron justificadamente las esperanzas de que habrá limpia y remozamiento de la arquitectura institucional. En el tema de violencia y paz los equipos de Andrés Manuel trabajan a marchas forzadas en una propuesta integral para todo el país. En la capital, existe un nexo indisoluble entre seguridad, urbanismo salvaje y la disputa por los espacios públicos. En los últimos seis años Mancera soltó las riendas y el gobierno perdió el control de la capital.

La próxima jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum y su equipo llegan con grandes planes. Esperamos que reconozcan en sus políticas la existencia de esa mafia o hermandad inmobiliaria y que la contengan y desmantelen. Nos jugamos la capital.

Twitter: @sergioaguayo

Colaboró Mónica Gabriela Maldonado Díaz.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.50
Venta
$19.40
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx