29/07/2018

5
2
Selva urbana

Cuídate Cabeza


Mauricio Belloc

Y sí, tuvo mucha razón el “goberladrón” de Tamaulipas, sí hubo un día después de las elecciones del 1 de julio, sus bravatas y sus amenazas veladas como las del 19 de junio en Nuevo Laredo y el 25 en Ciudad Madero, sólo por citar dos, pues lo anduvo pregonando en toda la entidad, en las que dijo que a partir del 2 de julio ahí estaría él para hacerles frente a todos esos… y asegurarse que se haga justicia.

Y se cumplirá su arenga, pero los tamaulipecos queremos que tal justicia ¡sea en su contra!

Hemos dicho y hemos leído en otras partes -cada estado tiene sus preocupaciones- que la gente de nuestra entidad se beneficiará con una fiscalización de recursos y el cuidar las manitas de su gobierno estatal y de las respectivas administraciones municipales, en Tamaulipas, lo que nos corresponde, exigimos que así sea, ahora que este 1 de diciembre entre el cambio de poderes, nuevo Ejecutivo y Legislativo.

Tiene que mejorar Tamaulipas, tienen que cuidarle las manos sucias y las intenciones oscuras, tanto al gobernador de nuestro Estado, como a su gente en cada municipio.

Si el combate y deseo de acabar con la corrupción llevó al pueblo mexicano a votar por Morena a la presidencia y a obtener mayoría en las Cámaras Baja y Alta, el mensaje es claro del pueblo que clama justicia, derecho y paz.

No queremos cacería de brujas, nada más lo que es, acción inmediata contra los corruptos, los impunes, los rateros y los vivales.

Más vale que los diputados federales y senadores de esta entidad se pongan a trabajar desde el primer día en San Lázaro, en el Senado.

Armando Javier Zertuche Zuani, reynosense como el Gobernador, será el líder de los seis diputados federales de Morena en Tamaulipas, así que le debe de conocer muy bien el “corrido” a Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

Y no se diga José Ramón Gómez Leal, cuñado y supuesto enemigo de Cabeza, será el coordinador del gobierno federal para Tamaulipas, representante del gobierno de AMLO en la entidad.

Eso, más los dos senadores Américo Villarreal Anaya y su compañera Guadalupe Covarrubias Cervantes, a quienes les quisieron dar mate, con una cochinada en el conteo de los votos, maquinado por los Cabeza de Vaca (Francisco e Ismael), deben ser suficientes personas con poder, no para cazarlos, sí para cuidarles las manitas y de paso, rebuscarles en estos dos pasados dos años, qué fue lo que hizo el gobierno estatal con el dinero de los tamaulipecos.

LA CORRUPCIÓN INVASIVA

La corrupción invasiva como carcinoma, tiene carcomido o abarcado todo el actuar en el Estado, el diario vivir en esta tierra, eso ya debe ser atacado desde el mismo 1 de diciembre, en el Congreso federal y por acciones directas del nuevo gobierno federal.

Siempre en lo que les competa, en lo que les asista la autoridad, sin ir más allá de lo que la ley y el derecho les permita.

Imaginamos que como los tamaulipecos, así deben estar pidiendo los 121 millones de habitantes en alrededor de 2 mil 500 municipios, repartidos en las 32 entidades, donde sin duda tienen sus muy particulares casos de corrupción y todos los males que de ésta derivan.

Precisamente por eso, es que votamos avasalladoramente por ellos (Morena), porque traían y repetían incansablemente la bandera de atacar la corrupción y la impunidad, así que ahora, el pueblo azteca, no esperamos menos, ahora cumplen.

No pueden permitir más podredumbre que la que ya hay, ni más pobreza en un territorio rico, la mucha carencia que nos avasalla, ya nos enferma, la misma es culpa de gobierno, rateros municipales y estatales como los de Nuevo Laredo y Tamaulipas.

Además, esa corrupción e impunidad nos vomita a diario una cada vez más inseguridad pública creciente, algo ya insoportable.

En Tamaulipas, particularmente se debe averiguar a un gobierno simulador que no hace nada más que proteger a sus socios oscuros que le llevaron al poder, además de cuidar las espaldas al antiguo administración estatal de Egidio Torre Cantú y todas las marranadas, negocios y componendas que este tipejo hizo en Tamaulipas y con el dinero de los tamaulipecos.

Lo nefasto y gris que agobia a esta tierra, de nulo crecimiento en lo económico, cero oportunidades, ninguna inversión nacional o foránea de consideración, también debe cambiar con ayuda del gobierno federal, como es el caso de asignarle la Administración General de Aduanas a Nuevo Laredo, lo cual inyectará vida no sólo a la ciudad, sino a la región.

A Tamaulipas, vasto en todo, le tiene que ir mejor con que las secretarías federales nos volteen a ver y se apliquen, cuando decidan sacarle partido a todo el tesoro tangible e intangible que tenemos.

Si la república es un cuerno de la abundancia o lo parece en su geografía, Tamaulipas aporta mucho de ello; pues está anegado de petróleo y otros carburantes, tanto en mar como en tierra (costa del Golfo de México y Cuenca de Burgos), con 370 kilómetros de frontera norte (primera en comercio exterior, harto negocio de agencia aduanal, transporte, manejo de carga y logística, de Nuevo Laredo a Matamoros), costas (playas, pesca, turismo, ni se diga tres puertos magníficos como Altamira, Tampico y Matamoros), con sierra (bosques, madera, siembra), con excelente ganadería diversa y ni se diga con agricultura, somos un gran granero un vigoroso vergel.

Pero es de la Federación, llámese Congreso y secretarías, de donde debe -por el bien de los tamaulipecos- venir ese impulso, gente que tenga más visión que robarse el erario, como ha ocurrido con los últimos cinco gobiernos estatales (MCL, TYR, EHF, ETC y FJGC).

A CUIDAR AL ANGELITO

Que venga un nuevo Presidente y un nuevo Congreso, para cuidarle las manitas y las acciones a quien dijo “ya vendrá un día después de las elecciones”.

Ni disponer del erario, ni vengarse del ciudadano que ha quedado bien claro que no los quiere ni a él, ni a su hermano, pues el tamaulipeco no votó por los suyos.

Que se acabe como ahora, el decomiso de autos “chocolate”, que sólo nos dice que ha iniciado con sus venganzas anunciadas, contra el segmento más pobre del pueblo, el ciudadano que no puede pagar impuestos y derechos vehiculares.

Tienen que venir nuestros nuevos senadores y diputados federales por Tamaulipas a no permitir que nuestra gente sea asaltada, agraviada a diario, que las escuelas y las plazas sean desmanteladas, que los parques y los caminos, estén enseñoreados por cacos y otros más malos.

Y que el transporte público, ese que en buenas condiciones evitaría la proliferación de carros chuecos, verdaderamente sea efectivo.

Queremos congresistas que luchen por un buen servicio de educación y salud pública, que en ambos renglones, Tamaulipas está para llorar.

Y ni hablar de la inseguridad el señor que prometió acabarla, ha cumplido casi dos años, 22 meses ¡y nada!

Hoy Tamaulipas tiene el más alto nivel del país, en homicidios, secuestros, desapariciones, robo a negocios, hurto de autos, atraco a transeúntes y toda conducta antisocial.

Si hubo un día después de las elecciones y si habrá un 1 de diciembre, los tamaulipecos en lo particular, como la generalidad de los mexicanos, lo esperamos con ansias.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.80
Venta
$18.50
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx