PERFIL
ANTERIORES
13/12/2018
12/12/2018
11/12/2018
09/12/2018
08/12/2018
07/12/2018
06/12/2018
05/12/2018
02/12/2018
02/12/2018
04/08/2018

1
0
Mirador

Mirador


Armando Fuentes Aguirre

Todos los milagros que hace San Virila son prodigiosos, pero algunos son también muy lindos.

Un niño pequeñito lloraba porque no tenía canicas.

Sus hermanos mayores sí tenían, y lo mismo los demás niños del barrio. Tenían las que se llamaban “ágates”, parecidas a rutilantes joyas. Tenían las opulentas “macalotas”, grandes por su tamaño, y contundentes. Tenían las humildes bolitas de barro nombradas “chutas”, apelativo al que se añadían, por causa que se ignora, los títulos de “vagas” y “cacariolas”.

Todos los niños tenían ágates, macalotas y chutas vagas y cacariolas, menos aquel niño.

Su llanto conmovió a San Virila -a San Virila lo conmovían todos los llantos-, y lo que hizo fue bajar algunas estrellas del cielo y convertirlas en canicas. El niño dejó de llorar cuando las tuvo en sus manos, y sonrió porque sus canicas mostraban un raro resplandor que no tenían las canicas de los otros niños.

¡Hasta mañana!...




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx