PERFIL
ANTERIORES
10/08/2018
09/08/2018
08/08/2018
07/08/2018
06/08/2018
08/08/2018

1
0
Río revuelto

El Supervisor


Redactores



No hay vacuna de hepatitis B en el sistema de Salud Pública, los padres que entienden la importancia de aplicar este biológico han acudido con médicos particulares donde deben pagar en promedio 800 pesos, que siendo honestos, es preferible pagarlos que exponer a los bebés a sufrir cirrosis (que no sólo le da a los borrachos) y otros daños graves en el hígado e incluso cáncer.

A estos riesgos están expuestos cerca de 2 millones de niños que nacieron en el año 2017, pues recibieron solamente la primera dosis de tres que deben recibir de esta vacuna, obviamente también afecta a todos los que ya nacieron y que están por nacer en el 2018, todo porque el gobierno mexicano -aún de Peña Nieto- no ha podido lograr el abasto de esta vacuna desde el 2017.

Para variar, esta problemática de salud tiene mucho que ver con burocracia y por encima de todo, corrupción.

En México existen únicamente tres laboratorios que producen y/o comercializan vacunas: éstos son Sanofi, Birmex y Probiomed.

Sanofi es el encargado de surtir la vacuna contra la influenza y Birmex la de hepatitis B, las cuales adquiere de un laboratorio en la India que lleva por nombre SerumLabs.

Al final ni Sanofi ni Birmex son capaces de realizar el proceso de producción completo para generar la vacuna de hepatitis B; irónicamente Sanofi se encarga de la “producción” de la vacuna de influenza, pero en realidad sólo produce el agente biológico, es decir la parte activa de la vacuna, pero el producto final se elabora en Francia -en laboratorios de verdad- para importarla de nuevo a México.

En el 2015 la Cofepris endureció la regulación para la elaboración de los medicamentos y la empresa que por 10 años se encargó, no pudo realizar una inversión inmediata para cumplir con los requerimientos, y por ello, dejó de ser el proveedor, desde entonces México depende de los laboratorios extranjeros que producen la vacuna contra la hepatitis B.

El gobierno adquiere las vacunas mediante un proceso de licitación. Cuando un laboratorio nacional gana, tiene la opción de contactar al fabricante de vacunas en otro país para solicitar el lote de millones de vacunas o la opción de comprarlas antes de ganar la licitación.

Otra razón de que existan tan pocos laboratorios mexicanos encargados de la elaboración de vacunas, es porque influyen mucho -y nos referimos a todo- los tiempos de las administraciones presidenciales; volvemos a lo mismo, el tráfico de influencias, nepotismo, compadrazgo y al final, corrupción.

Dicen que hay un alcalde al que ya le apodan “el supervisor”, con eso de que regresó de su licencia para posar en la foto “supervisando” obras, claro que para esto hay que saberle a la construcción y los rubros que presuntamente se están verificando, y no sólo poner cara de que saben, que al final nadie se las cree.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.70
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx