20/09/2018

1
0
Pasadizo secreto

Indómita


Miguel Rodríguez Sosa

En la Ciudad de México casi al final de la década de los años cincuenta, la ciudadanía se conmocionó con un caso por todos los vecinos conocidos, pero muy poco o nada por ellos mismos difundido, el de la familia Pérez Noé, sus nombres Rafael Pérez Hernández el padre, la madre Sonia Noé; así de inicio no tuviera nada de raro esta familia, pero al mencionar los nombres de los hijos es cuando en verdad inquieta por saber de su historia siendo éstos: Libre, Soberano, Triunfador, Bienvivir, Librepensamiento e Indómita.

Familia que según la historia, el padre los tenía secuestrados en su propio domicilio por casi 18 años, mal comidos, mal vestidos, sin estudios, sin tocar o conocer el mundo exterior, no conocían de cines, televisión ni mucho menos el radio, estaban completamente aislados y se dedicaban a trabajarle al jefe familiar elaborando ahí mismo en su hogar insecticidas; al darse a conocer el caso a través de una denuncia muy peculiar de una de las hijas mayores llamada Indómita, fue lo que desató un escándalo.

Propiamente en el mes de julio de 1959 marcaba el inicio de esta historia familiar, en donde el principal problema era el maltrato, sufrimiento, abuso y aislamiento de los cuatro hijos y dos hijas producto del matrimonio Hernández Noé; año en que por igual pero en el mes de noviembre se daba a conocer la Declaración de los Derechos del Niño impulsado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), declaración que reconocía tanto a niños como a niñas como seres humanos capaces para desarrollarse tanto física como mentalmente, así como social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad.

Ya se cumplieron 59 años de este lamentable hecho familiar que marcó no tan sólo a las familias mexicanas, sino por igual hacia los habitantes de otros países por la gran difusión que en su momento se le dio, mas sin embargo y debido a esa triste experiencia, y aunque la propia ONU ha emitido infinidad de recomendaciones para la atención y cuidado de los menores, día a día se ve que no se cumplen ni en lo más mínimo dichas recomendaciones.

Pues no hay necesidad de viajar a la Ciudad de México para dar cuenta de estos problemas, ya que tan sólo aquí en esta ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, diariamente, en cada colonia, por igual en las mismas calles, avenidas, afuera de centros comerciales, puentes internacionales, cines, incluso frente a distintas dependencias de los tres niveles de gobierno, se ven infinidad de niños y niñas que son utilizados mayormente por sus padres y madres al traerlos unas “cargando” para “limosnear”, otros usándolos para vender infinidad de productos.

Esto da a entender que no tan sólo el maltrato infantil existe en las calles, sino que desafortunadamente y por lo que se ve, se adivina y fácilmente lo que ocurre en sus propios hogares, ya que muchos niños y niñas por lo mismo no acuden a las escuelas, no forman parte de los beneficios de programas o campañas de salud entre muchos otros beneficios; crecen creyendo que así tiene que ser, soportar la carga económica y laboral que los propios padres les inculcan, diariamente les imponen.

Ojalá que algún día, los variados sistemas o programas encaminados a la protección y cuidado del menor aquí en Nuevo Laredo, verdaderamente impulsen campañas para detectar a menores en situación de abuso y riesgo, para lo mismo utilizar a cientos de estudiantes que estén por realizar su servicio social y enviarlos casa por casa, colonia por colonia y detectar en tiempo y forma a niños y niñas vulnerables, así reincorporarlos a través de asesorías o por qué no, amonestaciones a sus propios progenitores; para que así jamás, jamás vuelva a surgir y por necesidad otra valiente y desesperada Indómita que no sea fácil de domar, y que ante el abuso no le quede de otra más que a sus propios padres denunciar.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.60
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx