PERFIL
ANTERIORES
12/12/2018
28/11/2018
21/11/2018
07/11/2018
24/10/2018
10/10/2018
26/09/2018

0
0
Compartiendo opiniones

¿Blanski?


Padre Leonardo López Guajardo

Sí, ¡Blanski!, un valorado pintor de arte callejero, de grafitis, para ser más específico, cuyos finos trabajos son muy apreciados. Yo no sabía quién era él. ¡Bueno! Tampoco la dueña de una pizzería en Londres lo sabía, porque decidió pintar de negro sobre unos garabatos para ella sin sentido. Cuando casi la cuarta parte estaba pintada, una persona que sí conocía la obra de Blanski intervino para que esta pintura no fuera totalmente borrada. Me imagino la sorpresa de la mujer cuando le mostraron el valor artístico y económico que tenía esa pintura.

Cada uno de nosotros también somos como una obra invaluable, ya que somos únicos e irrepetibles, y, así como la destrucción de una obra de arte duele a los conocedores, también debería de doler la destrucción de lo más valioso de una persona: su dignidad. Sin embargo, muchos de nosotros les negamos su valor a las personas a las que, según nuestros puntos de vista, les hemos retirado su valor por su aspecto y posición económica, los dejamos de ver como personas y, cuando nos detenemos para verlos, los vemos como si fueran costales de basura que contaminan el paisaje urbano.

El Papa, en su mensaje de la Jornada Mundial del Pobre, escribe:

“Lamentablemente sucede a menudo que se escuchan las voces del reproche y las que invitan a callar y a sufrir. Son voces destempladas, con frecuencia determinadas por una fobia hacia los pobres, a los que se les considera no sólo como personas indigentes, sino también como gente portadora de inseguridad, de inestabilidad, de desorden para las rutinas cotidianas y, por lo tanto, merecedores de rechazo y apartamiento. Se tiende a crear distancia entre los otros y uno mismo, sin darse cuenta de que así nos distanciamos del Señor Jesús, quien no sólo no los rechaza sino que los llama a sí y los consuela”.

Pero, también es igual de lamentable, la manera en que nos depreciamos a nosotros mismos, con maneras de comportarnos y de hacer las cosas, que nos denigran y destruyen, que hacen que muchos de nosotros, nos convirtamos en nuestros peores enemigos, y repartiendo culpas a quienes tengan la desgracia de estar cerca de nosotros, porque, para una persona así, siempre habrá a quien culpar. Es muy probable que conozcamos a personas así… pero también de que nosotros mismos seamos como esas personas, que sólo pongan remedio… cuando no hay remedio. Es como reconstruir una obra de arte, cuando ya está totalmente destruida, cuando en ocasiones, el orgullo es el obstáculo que no estamos dispuestos a vender.

Me viene al recuerdo aquella persona que falleció en la calle Ocampo, en el suelo y abandonado por todos… excepto por una pulsera que atestiguaba que había salido del hospital, para combatir una cirrosis, que a final de cuentas, acabó destruyéndolo. Los pocos que lo conocían ni siquiera sabían su nombre, más que su apodo. ¿Habrá alguien que sufra por su ausencia? ¿Alguna lágrima derramada a su recuerdo? ¿Es la fosa común su última morada? “Y me pregunto por qué nacerá gente, si nacer o morir es indiferente”, como dice una canción de Serrat.

Pero ese no es el destino de un ser humano: reconocer nuestra dignidad es el primer paso, pero cuidarla y acrecentarla es nuestra responsabilidad. No podemos darnos el lujo de seguir destruyéndonos como si no supiéramos de nuestro propio valor. Esto es una tarea en que usted puede hacer la diferencia, en la que usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx