PERFIL
ANTERIORES
18/10/2018
11/10/2018
04/10/2018
27/09/2018
20/09/2018
06/09/2018
16/08/2018
02/08/2018
11/10/2018

0
0
Aventuras del Mantarraya

Luna llena


Óscar Leal

En octubre la rotación de la tierra se encuentra en la distancia más corta en dirección al astro lunar, esto nos permite por las noches, si nos alejamos de los límites citadinos para contar con fondos más oscuros, tener vistas de cielo con estrellas más resplandecientes y lunas más intensas. Como todos los años en estas fechas son las predilectas para visitar el rancho de don Ramón el cual colinda con las márgenes del río Salado a unos kilómetros del poblado de San Ignacio.

Después de abrir un par de portones e ingresar al rancho, bastaba recorrer 15 kilómetros más de terracería, ahí nos esperaba un paraje especial, junto a las márgenes del río de aguas calmas; su principal característica es que cuenta con cunetas de fondo arenisco y grandes piedras calizas; por lo general aterrizábamos siempre en bola de cinco o seis amigos el sábado a mediodía y sin dudar armábamos un campamento con tienda de campaña mesas y sillas, cargados de víveres necesarios para extender la visita hasta el domingo ya entrado el atardecer, por su puesto el motivo principal de este día venía acompañado con un doble propósito.

El principal, aprovechar esas aguas para pescar especies como catán y bagres que abundaban en sus recodos, y la segunda disfrutar de esas noches especiales de octubre cargadas de lunas llenas que te permitían ver con claridad sin necesidad de luz artificial o bastaba con encender una fogata para seguir vigilando las seis líneas puestas sobre la orilla del río, cebando los anzuelos con trozos de hígado de res, siempre apostábamos a ganar.

A pesar del mito que afirma que el efecto lunar, altera las mareas de los océanos, presas y ríos, se confirma que también altera la masa corporal de todo ser vivo, peces, animales y humanos por igual, al estar compuesto por una concentración de líquidos, modificando nuestro comportamiento y ciclos de alimentación, al dilatar con mayor intensidad nuestras masas corporales, los seres acuáticos se han adaptado tan bien a estas fases lunares, que las utilizan para aparearse y desovar.

El efecto lunar el cual señala que en luna llena la pesca es nula, pues aletarga el comportamiento de los peces, basados en el estudio científico, el cual confirma que modifica sus comportamientos, nunca aplicó en el río Salado, tal vez ese embalse sea la excepción a la regla o la luna afecta con mayor intensidad sólo en los océanos, o por simple suerte, pero siempre los mejores “piques” los obteníamos por las noches, los trozos de hígado de res, los cuales desprenden sus aceites de olor penetrante sobre la lenta corriente lograban atraer la atención de catanes y bagres, quedando enganchados en nuestros anzuelos con facilidad; sin sentir el paso del tiempo, nuestros horarios de pesca se extendían hasta las 2:00 de la madrugada, disfrutando por igual los enganches y esas noches de octubre cargadas de cielos estrellados…

Cuéntame tu historia

tu ya conoces la mía...

viajesdepesca@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$17.70
Venta
$18.60
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx