15/10/2018

0
0
Río revuelto

*Que no pase*


Redactores

*Nuevo Laredo* ha sido por años el escenario de las muertes anónimas, donde cada año dan su último aliento decenas de migrantes provenientes de distantes lugares en busca del sueño americano.

Este fin de semana fue el turno de dos dominicanos que fueron encontrados en las traicioneras aguas del río Bravo luego de que hace días ingresaran para -presumiblemente- intentar cruzar hacia los Estados Unidos en busca del ‘sueño’.

Aunque constantemente nos enteramos de los hallazgos de cuerpos de migrantes en el río, realmente representa una proporción menor de los fallecimientos de este segmento, pues una cantidad aún mayor perece en el desierto luego de días de caminar soportando los intensos rayos del sol, las altas temperaturas y severas deshidrataciones.

La indiferencia suele ser el peor enemigo y ésta va desde agentes de la Patrulla Fronteriza que han sido grabados en video destruyendo los galones de agua que algunas personas y agrupaciones humanitarias dejan en las rutas para que los aspirantes puedan sobrevivir; pero también esa indiferencia nos incluye a todos los que vivimos en ciudades por donde los migrantes transitan y que no les ofrecemos el apoyo ni empatía suficiente.

*Un fenómeno* muy curioso suele ocurrir -al menos en Nuevo Laredo-, todos los días decenas de migrantes pasan por aquí rumbo al vecino país del norte o deportados de allá y para la mayoría se han vuelto simplemente parte del paisaje, se les percibe como aquellas personas que vagan por las calles pidiendo dinero mientras cuentan una triste historia de su travesía, pero pocos se solidarizan, algunos sólo sacan de su bolsillo algunas monedas para entregárselas y seguir su camino.

A principios de año vivimos la oleada de migrantes cubanos que quedaron varados luego de que concluyera la ley Pies Secos, Pies Mojados que les otorgaba un privilegio sobre cualquier otro migrante de otra nacionalidad para ser aceptados en Estados Unidos con inmediatez y hasta apoyo económico al ingresar; rápidamente, asociaciones civiles y religiosas se concentraron en ellos, acudían diariamente a las plazas donde se reunían, para brindarles alimento y otros apoyos. Cuando pasó la euforia, la gente se fue distanciando de la causa y eventualmente los cubanos aplicaron para el refugio político, sin ningún beneficio adicional como antes.

Sólo algunos que fueron rechazados se quedaron en Nuevo Laredo e igual que los demás migrantes, se volvieron parte del paisaje.

En los últimos días han llegado africanos de países como Congo, Camerún y Kenia, al igual que los cubanos en su momento, las asociaciones y algunos particulares se han desvivido por apoyarlos con alimento y ropa, especialmente motivados por los más pequeños; que no nos pase como los casos anteriores, que no perdamos la solidaridad, que no sea una moda ayudar ni mucho menos en excusa para publicitar la imagen de alguien.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.