22/10/2018

0
2
Río revuelto

Entre la ironía y la hipocresía


Redactores

*Imágenes* de presuntos migrantes de Honduras sustrayendo alimentos de los comerciantes de un mercado en Hidalgo, Chiapas, mientras la alcaldesa de Suchiate -en la misma entidad- muestra a cientos de refugiados y pide ayuda para atenderlos al declararse rebasados como autoridad para brindar ayuda.

Esa es la información que había inundado las redes, previo al cierre de edición.

Simplemente, como sociedad, no hemos podido dejar ir el tema, el odio y la intolerancia ha escalado con las imágenes de los presuntos migrantes saqueando, pues la mayoría no pudo más que imaginar ese mismo escenario replicándose a lo largo de su travesía.

Mientras tanto, otros han mostrado el contraste de la intolerancia, al recordarnos como reprobábamos la intolerancia de Trump hacia los migrantes mexicanos y sus radicales intenciones de frenar la migración con un muro y elementos armados; ahora miles de mexicanos adoptando prácticamente la misma actitud con respecto a los hondureños, esto cabe en las definiciones de ironía e hipocresía.

Sí es muy reprobable que se generen saqueos, aunque algunos -que no fueron afectados- quieren entender que esto fue motivado por el hambre y la desesperación, los comerciantes que fueron robados no lo ven así, pues se vieron cara a cara con el rostro de la violencia y el hambre mientras contemplaban como los despojaban de su patrimonio, pero ¿deben entenderlo?

*Chiapas* se ha visto rebasado, Suchiate tiene tres refugios de gran escala y no han podido darse abasto con las atenciones y esto sólo obliga a pensar a los lugares del posible tránsito de la caravana a prepararse.

Algunos dicen que faltan tres semanas, otros señalan que tres meses, de ser este último el escenario, sería uno de los primeros retos de AMLO.

Es una crisis humanitaria que requiere un estricto sentido de humanidad para resolverse.

*Un video* desgarrador muestra el testimonio de un hondureño que señala que -al menos a él y su familia- solo los han atendido bien en Guatemala, donde se les brindó alimento y ropa en su estadía en un poblado, resaltando que en México no sólo no han tenido el mismo trato, sino que cuestiona en llanto la indiferencia que ha percibido por parte del pueblo mexicano.

*Mientras esto ocurre* los ríos en Álamo, Veracruz, se han desbordado dejando a el patrimonio de más de 30 mil familias, bajo el agua.

Como éste y otros casos podemos ejemplificar que antes de la llegada de los hondureños ya teníamos -y se siguen sumando- crisis que deben ser atendidas a la brevedad; ya teníamos la pobreza, el hambre, la falta de oportunidades y violencia que agravan o derivan en las anteriores.

Ya teníamos razones para juntar recursos y ayudar a personas que son oriundas de nuestro país y no lo hemos hecho, al menos no en la escala que se requiere.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.70
Venta
$19.90
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx