28/10/2018

0
0
Del otro lado

Diminutivos Cursis


Jorge Santana

A veces me bloqueo y no puedo escribir, no puedo avanzar,siento que no puedo vivir, siento como si unas pesas amarradas a mi cintura me impidieran respirar. La depresión siempre ha estado junto a mí, como una sombra atrás de mi sonrisa, de esa apariencia jovial y cumbianchera, una sombra atrás de mi sombra, un paso siempre delante de mis pasos, un paso atrás recogiendo lo que voy dejando, envolviéndome como un fuego. Por eso me agrada tanto Pita Amor, cuando la descubrí era un niñito que hacía su mundo a solas y que encontraba diversión en los libros viejos de mi padre. Ahí estaba su libro Polvo, que habla sobre eso en que un día nos convertiremos, de la nada a la nada otra vez.

Decía Guadalupe:

Una oscura sombra alada

al nacer, nació conmigo;

era un fantasma enemigo

que al misterio me ligaba.

Tanto a mi alma atormentaba,

que la llevó a la locura.

Vi el infierno y su tortura,

toqué el fondo del abismo,

mas conocí el espejismo

de gozarmeen la amargura.

Una parte importante de mi formación fue leyendo a Pita, por eso estoy tan chisqueado, más para allá que para acá, por eso no quiero curarme, porque así, con mis ratos de melancolía, así me quiero y tengo una felicidad digerible, no estoy siendo ególatra, a nadie le deseo mis telarañas, pero para mí, los días nublados son lo mejor. El jueves 8 de noviembre en Sala Bravo ubicada en Bravo y Galeana en punto de las 7pm estaré ofreciendo un recital con la poesía de Guadalupe, ojalá puedan acompañarme, ya es la quinta ocasión que lo presento. Leerla es el acto de bondad mayor hacia mi mismo, porque siento estoy vertiendo mi alma, dejando libre mi corazón real, sacando por la boca todo mi ser al desnudo. Siempre he estado en una lucha constante contra los días nublados, pero de vez en cuando querido lector, me entrego a ellos, abro mis brazos y me dejo consumir. De las cenizas renazco, y vuelvo a repetir el mismo proceso una y otra vez, semana tras semana día tras día, es cansado morir y nacer seguido, algunos no aguantan y deciden marcharse, pero yo hasta me divierto.

Hoy por la mañana, ayer sábado para ustedes, me puse a limpiar la casa. Mientras sacudía, y trapeaba, y limpiaba con aceite los muebles de madera, con líquidos y químicos el cristal de los candiles, achonchar los cojines, sacudir el tapete, limpiar tecla por tecla el marfil del piano, mientras hacía todo aquello que le da arrugas de vida a mis manos, que me llena de callos y pule los achaques de mi torcida espalda, empecé a llorar. Me pasó cuando levanté una plantita de albahaca que me regaló una vecina que tiene un invernadero. La plantita estaba en una ventana, contenta tomando sol, la levanté para sacudir y, vi como una bellísima catarina estaba en una de sus hojas. No sé cómo llegó ahí, la planta está dentro de casa, debe haber estado ya ahí escondida cuando la traje, desde hace una semana, y ahí se quedó, viviendo feliz en su micromundo, haciendo su vida, viéndose tan radiante, en tan pequeño cachito de universo. Pensé en esta vida que a veces me ahoga, aunque estén todas las puertas abiertas, aunque pueda subirme al auto e irme manejando al mar a la hora que yo quiera, o al laguito ya de perdis. Pensé en esa catarinaluciendo tan radiante, en un mundo tan pequeño de apenas unas hojitas. Estúpidamente comencé a llorar, y… les pido perdón, ya perdí el punto al que quería llegar…así es esto mano ¿qué le vamos a hacer? jorgesantana1@gmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$18.50
Venta
$19.40
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx