PERFIL
ANTERIORES
12/12/2018
28/11/2018
21/11/2018
07/11/2018
24/10/2018
10/10/2018
07/11/2018

0
0
Compartiendo opiniones

Alexa


Padre Leonardo López Guajardo

Quizás fue una de las deportistas que fue más criticada en los últimos juegos olímpicos, debido a una figura más esbelta de lo que debería ser para una gimnasta, pero su medalla en una importante competencia, la convierte ahora en una de las figuras más importantes del deporte.

Eso nos deja dos importantes enseñanzas; la primera, la de Alexa, que, a pesar de conocer las burlas y comentarios hacia su persona, supo ignorarlas y salir adelante, y la otra, a que no subestimemos las limitaciones de los demás y a saber convertirlos en inspiradores.

Me pongo a pensar en la cantidad de personas, proyectos y sueños que pudieron ser “Alexas” y que dejaron de hacerlo por haber hecho caso a las opiniones desfavorables, o bien, en la cantidad de sueños que hemos apagado con nuestros comentarios imprudentes e hirientes, que solamente contaminan y destruyen los mejores propósitos en los demás. Tristemente, muchos de nosotros nos caracterizamos más por ser destructores, más que promotores de las esperanzas de los demás. ¡Es tan fácil caer en prejuicios, que éstos nos parecen naturales! Los hemos justificado de tal manera, que hasta nos parecen razonables.

El próximo 18 de noviembre, el Papa ha convocado a la 2da. Jornada Mundial a favor del pobre, en la cual, liberarnos de prejuicios es fundamental:

“La falta de medios básicos de subsistencia, la marginación cuando ya no se goza de la plena capacidad laboral, las diversas formas de esclavitud social, a pesar de los progresos realizados por la humanidad… Cuántos pobres están también hoy al borde del camino, buscando dar un sentido a su condición. Muchos se preguntan cómo han llegado hasta el fondo de este abismo y cómo poder salir de él. Esperan que alguien se les acerque y les diga: ‘Ánimo. Levántate, que te llama’.

Por el contrario, lo que lamentablemente sucede a menudo es que se escuchan las voces del reproche y las que invitan a callar y a sufrir. Son voces destempladas, con frecuencia determinadas por una fobia hacia los pobres, a los que se les considera no sólo como personas indigentes, sino también como gente portadora de inseguridad, de inestabilidad, de desorden para las rutinas cotidianas y, por lo tanto, merecedores de rechazo y apartamiento. Se tiende a crear distancia entre los otros y uno mismo, sin darse cuenta de que así nos distanciamos del Señor Jesús, quien no sólo no los rechaza sino que los llama a sí y los consuela. En este caso, qué apropiadas se nos muestran las palabras del profeta sobre el estilo de vida del creyente: ‘Soltar las cadenas injustas, desatar las correas del yugo, liberar a los oprimidos, quebrar todos los yugos, partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, cubrir a quien ves desnudo’ (Is 58,6-7). Este modo de obrar permite que el pecado sea perdonado que la justicia recorra su camino y que, cuando seamos nosotros los que gritemos al Señor, entonces él nos responderá y dirá: ¡Aquí estoy!

En relación con los pobres, no se trata de jugar a ver quién tiene el primado en el intervenir, sino que con humildad podamos reconocer que el Espíritu suscita gestos que son un signo de la respuesta y de la cercanía de Dios. Cuando encontramos el modo de acercarnos a los pobres, sabemos que el primado le corresponde a él, que ha abierto nuestros ojos y nuestro corazón a la conversión. Lo que necesitan los pobres no es protagonismo, sino ese amor que sabe ocultarse y olvidar el bien realizado. Los verdaderos protagonistas son el Señor y los pobres.

Hasta aquí parte del mensaje, más que agudas críticas a defectos inflados por nuestras justificaciones, aportemos soluciones, Alexa nos dio una importante lección que no conviene olvidar. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx