09/11/2018

0
0
Pasadizo secreto

Un nuevo ‘santo’


Miguel Rodríguez Sosa



Tal parece que por fin el milagro ha llegado a una de las colonias del poniente con el arribo de la actual comitiva municipal; sin embargo, más destacable su visita pudiera ser, si no se tratara casi en su totalidad de los mismos integrantes del periodo municipal anterior; y al saberse que en su momento nulos fueron los beneficios para dicha colonia, entonces no se pueden considerar a estos integrantes del Cabildo como una “bendición”, ni mucho menos la presencia del mismo alcalde como esa “divinidad” que represente, algo asó como la llegada a Villas de San Miguel de un nuevo “santo”.

Debe quedar claro para esta naciente administración municipal 2018-2021 que la mayoría de la ciudadanía ya está más que decepcionada por ese constante repetir de la forma de administrar a esta fronteriza ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, el que acudan una y otra vez cargados de ese marcado protagonismo.

Pues y por lo que se comienza a ver sobre este nuevo Cabildo, es que las cosas van por el mismo rumbo, al no entender que la comunidad requiere de un alcalde que administre la ciudad desde su oficina o centro operativo, no que acuda a ver tapar un bache, ni mucho menos a dirigir el poner una lámpara de alumbrado público; ya que para eso existen una gran cantidad de departamentos y direcciones, tiempo-hombre-mujer-capacidad que precisamente están para solventar, cubrir todas esas necesidades ciudadanas.

Por lo que más que acudir personalmente a ver que se pinten camellones, como máxima autoridad debería ser ese líder que aplique esa logística de trabajo y reordenamiento en obra pública, comenzando por dividir la ciudad en secciones y que cada una de éstas se le asigne a una constructora, empresas dedicadas a esos ramos o grupo de ingenieros civiles que se encarguen del total mantenimiento de su sector, así tanto la pavimentación, banquetas, pintado de rayas, alumbrado público, mantenimiento y conservación de señalamientos viales entre otros esté a cargo de esas entes privadas, en consecuencia generen empleos al ser coadyuvantes en sanear, depurar la nómina municipal en estos aspectos.

Así el personal que represente al Municipio sean tan sólo los inspectores, los ojos de este Cabildo para así aprobar, desaprobar, exigir, en consecuencia, quitar a las empresas que no funcionen o no cumplan con su encomienda, conservar a las que sí entiendan el nuevo programa de mantenimiento.

Es necesario que ya no se estén arrastrando viejos modelos de administrar esta frontera, es ya urgente que se comiencen a crear proyectos que beneficien en este caso la obra pública, deslindándose el Municipio de ser mano de obra, para pasar a ser tan sólo ese dirigente, ese efectivo administrador de lo que asigne, se encomiende.

Por supuesto hacer de la denuncia telefónica hacia las autoridades municipales, ese enlace entre ciudadanía y Cabildo, así saber si a quienes se les encomendó dichas tareas, labores están siendo más que dinámicos, responsables y cumplidos en sus actividades varias.

De llevarlo a cabo, con alta seguridad que la agenda del alcalde no se vería tan “ocupada”, saturada de eventos que de cierto modo implican primeramente mucho gasto por todo lo que genera el movilizar a todo el Cabildo tan sólo para ir a colocar la tapa de una alcantarilla, o una malla sombra en ese pequeño parque comunal, segundo, daría tiempo suficiente para dedicarlo a atender esos temas mucho más importantes como es la economía, las relaciones nacionales e internacionales, la captación de empresas que vengan a generar negocios, comercio con esta demandante ciudad.

Así entender que la ciudadanía de Nuevo Laredo, los empresarios, los comerciantes, el ramo educativo, de salud, restauranteros, hoteleros entre muchos otros que desean una ciudad ya más digna, en consecuencia, atractiva para generar comercio, dinero, exigen no un alcalde “maistro de obra”, sino de mayor capacidad y altura para enfrentar esos retos comerciales.

Si el alcalde está repitiendo en el cargo público, y si se optó por renovar el Cabildo, las direcciones, departamentos, de distintas dependencias tienen la responsabilidad de responder más que eficientemente a la ciudadanía, entonces no se entiende el porqué se sigue con la misma línea de trabajo.

Acaso estas nuevas personas carecen de la capacidad para opinar, trabajar solos, solas, dirigir sus propios departamentos y direcciones, así dar mejores ideas, más modernas y futuristas, o considerar que no se les deja trabajar, que no se les deja externarse, que no se les deja ser escuchados, que no se les deja ni siquiera hablar ante la ciudadanía, ante los distintos medios de comunicación de su responsabilidad, de sus logros o por qué no de sus deficiencias, de sus fracasos sino se antepone primeramente a la figura del alcalde para destacarse, si no es así, qué lástima pues es lo que la mayoría reflejan.

Qué falta para que la actual administración municipal emule a las grandes empresas líderes mundiales, qué falta para entender que los nuevos líderes que llevan al triunfo y al éxito a esos grandes emporios comerciales, es precisamente por su logística, por su trabajo en equipo, de orden desde sus propias trincheras, organizando, moviendo las piezas como mejor les parece, como mejor les conviene para mantenerse, en todo ser los mejores.

Ya es el momento de dejar esa vieja escuela política que se estilaba aquí en México, en el Estado, aquí en Nuevo Laredo, ya es el momento de entender que los mexicanos ya dejaron, o están dejando atrás a esos por igual añejos y desgastados partidos políticos en los que hoy las nuevas generaciones ya nada les creen; por lo que hoy es tiempo de renovarse, de hacer nuevas creaciones mucho más adecuadas a los tiempos modernos, generar pues mejores y eficientes maneras de administrar.

Le debe quedar más que claro a esta administración municipal 2018-2021 que esta actitud que están tomando de acudir a una sola colonia como es la de Villas de San Miguel, crea esa irritabilidad de los demás colonos que se encuentran en igual o peores situaciones en obra pública, entonces no se la deben creer que al acudir a este u otro sector para pregonar lo mismo, se estén convirtiendo con esto en esos salvadores o figuras que con tan sólo su presencia se corrijan, se subsanen todos las fallas o errores.

Entonces, no generen esa falsa imagen ante la ciudadanía, no se crean que, si van a Villas de San Miguel tienen que comportarse como “santos”, o que, si van a la Francisco Villa deberán vestirse como “héroes revolucionarios”, por igual que si acuden a la Solidaridad deberán portar cachuchas y overoles de mezclilla para que los estén catalogando como esos verdaderos “luchadores sociales”, porque la verdad, lo que realmente de su autoridad aprecia la mayoría de la ciudadanía, es tan sólo esa “vestimenta” ya muy deslavada y desgastada, estampada con esas protagónicas actitudes que ya hasta dan pena.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx