PERFIL
ANTERIORES
12/12/2018
28/11/2018
21/11/2018
07/11/2018
24/10/2018
10/10/2018
28/11/2018

0
0
Compartiendo opiniones

Yalitza


Padre Leonardo López Guajardo

Yalitza Aparicio. Muy probablemente este nombre no lo recuerde. Sin embargo, esta oaxaqueña, maestra de pre-primaria, fue descubierta por Alfonso Cuarón para protagonizar la multipremiada Roma. Ninguna televisora mexicana se hubiera fijado en ella para contratarla en alguna telenovela, más que en una aparición insignificante, nos han dado importante lecciones: la del director mexicano, que supo salir de prejuicios y estereotipos, y la de Yalitza, por reconocer sus potencialidades, exhibirlas… Y triunfar. Todo eso, a pesar de las burlas de quienes, deslumbrados por modelos de belleza que fijan las televisoras y Hollywood, no han sido capaces de reconocer las cualidades de personas como ella.

Hace pocos días, en un mensaje a un grupo de jóvenes argentinos, el Papa les hizo el siguiente comentario:

“Identidad es pertenencia. Por favor, cuídenla, cuiden la propia pertenencia. No se dejen embaucar. Cuiden la propia pertenencia. Y así, cuando vemos gente que no respeta nada entre nosotros. Cuántas veces oímos decir: ‘De ese no te confíes, porque sería capaz de vender a su madre’. Cada uno pregúntese: ¿Yo vendo mi pertenencia? ¿Yo vendo la historia de mi pueblo? ¿Yo vendo la cultura de mi pueblo? ¿Yo vendo la cultura y lo que recibí de mi familia? ¿Yo vendo la coherencia de vida? ¿Yo vendo el diálogo con el hermano, aunque tenga ideas distintas, o hago ficción de diálogo? No vendan lo que es más hondo nuestro, que es la pertenencia, la identidad y que en el camino se hace encuentro de identidades diversas para enriquecerse mutuamente. Se hace fraternidad.

Son muchas las situaciones en las que, también hoy en día, los hombres y las mujeres no pueden hacer que su libertad fructifique, no pueden arriesgarla. Subrayo tres: la indigencia, el dominio de la tecnología, la reducción del hombre a consumidor.

En primer lugar, la indigencia, causada por grandes injusticias, que se siguen cometiendo en todo el mundo, también en nuestras ciudades. ‘Ya no se trata simplemente del fenómeno de la explotación y de la opresión, sino de algo nuevo: con la exclusión queda afectada en su misma raíz la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder, sino que se está fuera. Los excluidos no son explotados sino desechos, sobrantes’. ¡Es la cultura del descarte! Si un hombre o una mujer se reducen a ‘sobrantes’, no sólo experimentan sobre sí los frutos malvados de la libertad de los demás, sino que se les arrebata la posibilidad de ‘arriesgar’ su libertad por ellos mismos, por su familia, por una vida buena, justa y digna.

Luego hay otra situación que afecta negativamente la experiencia de la libertad y es el desarrollo tecnológico cuando no está acompañado por un desarrollo adecuado de la responsabilidad, de los valores y de la conciencia. Se pierde así el sentido del límite, con la consecuencia de no ver los desafíos históricos que tenemos ante nosotros. La absolutización de la técnica puede volverse contra el hombre. Como recordaba san Pablo VI: ‘Los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso si no van acompañados de un auténtico progreso social y moral se vuelven en definitiva contra el hombre’.

La tercera situación negativa está representada por la reducción del hombre a un mero consumidor. Aquí la libertad para ‘arriesgar’ sigue siendo sólo una ilusión. De hecho, ‘tal paradigma hace creer a todos que son libres mientras tengan una supuesta libertad para consumir, cuando quienes en realidad poseen la libertad son los que integran la minoría que detenta el poder económico y financiero’. Esto no es libertad, es esclavitud: la experiencia diaria está marcada por la resignación, la desconfianza, el miedo, el cerrarse en uno mismo”.

No dejemos pues, que los obstáculos ajenos o los más difíciles de vencer, los que nos hemos impuesto, detengan nuestras potencialidades. Pero en ello, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com



Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx