PERFIL
ANTERIORES
12/12/2018
07/12/2018
06/12/2018
04/12/2018
30/11/2018

2
0
De política y cosas peores

Tomemos un café y hablemos


Catón

“Encontré a mi mujer en brazos de otro hombre -le contó un individuo al médico-. Ella me dijo: ‘Tomemos un café y hablemos’. Al día siguiente la sorprendí otra vez en la cama con un desconocido. Me volvió a decir: ‘Tomemos un café y hablemos’. Y hoy por la mañana la hallé de nuevo en el lecho conyugal con un sujeto. Me repitió: ‘Tomemos un café y hablemos’. ¿Qué piensa de esto, doctor?”. “Amigo -respondió el facultativo-, usted no necesita un médico: necesita un abogado”. “No, doctor -opuso el visitante-. Quiero que me diga si no me irá a hacer daño estar tomando tanto café”... Don Martiriano llamó por teléfono a su mujer, doña Jodoncia. Relató con temblorosa voz: “Me topé con un antiguo compañero de la escuela y le dio mucho guste verme. Me invitó a tomar una copa hoy en la noche, luego a cenar y después a un teatro de revista. ¿Puedo ir?”. “Claro que sí, viejito -respondió la voz-. Pásala bien y diviértete mucho”. Después de un instante de vacilación dijo don Martiriano: “Perdone usted. Número equivocado”. (“Número erróneo”, solía decir don Pablo Salce, noble señor y gran cronista de Linares, Nuevo León)... Aquella linda chica de esculturales formas lucía orgullosa la casaca del equipo de futbol americano de su universidad. El coach le dijo: “Lo siento, pero esa casaca sólo puede llevarla quien es del equipo”. Respondió ella: “Anoche lo fui”... Celiberia Sinvarón, madura señorita soltera, rezaba sus oraciones de la noche. “Señor: tú sabes que nunca pido nada para mí. Pero, por favor, mándale a mi pobrecita madre un yerno”... Un rudo mocetón del campo fue a la ciudad y pidió hablar con el juez de lo familiar. Manifestó: “Quiero divorciarme de mi esposa”. El jurisconsulto era dado a la grandilocuencia, de modo que en vez de preguntarle con dos palabras: “¿Por qué?” le contestó solemne: “¿Qué causal de las contempladas por el articulado del Código Civil invoca usted para solicitar la disolución del vínculo matrimonial?”. Alcanzó a entender el agreste que el juez le preguntaba por qué se quería divorciar, y respondió: “Fui engañado al matrimonio”. Inquirió el juzgador: “¿Cuál fue ese dolus malus al que usted pretende dar fuerza resolutoria? ¿En qué consistió el engaño?”. Respondió el mancebo: “La escopeta con que mi suegro me obligó a casarme no estaba cargada”... En la oficina de la Iglesia de la Tercera Venida (no confundir con la Iglesia de la Tercera Avenida, que permite a sus feligreses cometer adulterio a condición de que estén al corriente en el pago de sus aportaciones) el cuidador del templo se estaba refocilando cumplidamente con la señorita Gimme Theold, la organista de la iglesia. En el curso de la acción ella mostró algunos escrúpulos. Le dijo el individuo: “El pastor nos tiene prohibido el baile, pero esto no es bailar”...

Doña Saturna, así llamada porque tenía muchos anillos, asistió al banquete del Congreso Nacional de Avicultores. Le preguntó a su vecino de asiento: “¿Cuál es su actividad?”. Respondió el interrogado: “Vendo huevos”. “Ha de tener usted poco trabajo -comentó doña Saturna-. En toda mi vida no he visto a ningún hombre que los lleve vendados”... Rosilita, la pequeña amiga de Pepito, lloraba desconsoladamente. “¿Por qué lloras?” -le preguntó el chiquillo. Contestó Rosilita entre sus lágrimas: “Mi mamá no quiere que Santo Clos me traiga un perrito”. Le sugirió Pepito: “Pídele a tu mamá que entonces ella te traiga un hermanito, y ya verás qué lindo perrito te traerá Santo Clos”... Don Martiriano, el sufrido esposo de doña Jodoncia, llamó por teléfono a un cirujano maxilofacial. Le dijo: “Mi esposa se fracturó la mandíbula inferior, y no puede hablar. Me pide que le saque una cita con usted”. Respondió el facultativo: “Deberá ser el próximo año. Todo este mes lo tengo ya ocupado”. “Muy bien -aceptó don Martiriano-. ¿Podría darle la cita en diciembre del 2019”... FIN.




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx