PERFIL
ANTERIORES
12/12/2018
28/11/2018
21/11/2018
07/11/2018
24/10/2018
10/10/2018
05/12/2018

0
0
Compartiendo opiniones

¿A dónde vamos a parar?


Padre Leonardo López Guajardo

Así, como lo dice una exitosa canción de hace años, contemplamos acontecimientos que deben llevarnos a la reflexión, para detenernos antes de que sea demasiado tarde, aunque, tal parece, que para algunos, ya lo es.

El futbol ha sido noticia en estos últimos días, más que por lo que ocurre en la cancha, por lo que ha ocurrido fuera de ella. En Buenos Aires, conductas que van contra cualquier sensatez, provocaron la cancelación de uno de los encuentros más vistos del mundo. Pero en Torreón, donde en las tribunas hubo golpes y agresiones en contra de un club deportivo –este último sin que hubiera heridos-. O en San Luis contra un bochornoso grito homofóbico que hizo salir de sus casillas a Maradona, han servido para mostrar lo fácil que puede una persona descontrolarse, en algo que puede ser tan superficial como un evento deportivo, que poco o nada tienen que ver con su vida personal.

Pero este fanatismo ha ido más lejos que lo deportivo. Hoy encontramos esta polarización en la política o en nuestras posiciones personales ante temas tan difíciles como la homosexualidad y el aborto, en los que parece que los gritos y las emociones prevalecen ante los razonamientos.

No podemos seguir permitiéndonos escuchar las propuestas que dividen y polarizan, que no soportarían el más mínimo juicio serio, sino a aquello que nos dignifica.

En su mensaje de la jornada mundial del pobre, el Papa pronunció las siguientes palabras:

“Pidamos la gracia de escuchar el grito de los que viven en aguas turbulentas. El grito de los pobres: es el grito ahogado de los niños que no pueden venir a la luz, de los pequeños que sufren hambre, de chicos acostumbrados al estruendo de las bombas en lugar del alegre alboroto de los juegos. Es el grito de los ancianos descartados y abandonados. Es el grito de quienes se enfrentan a las tormentas de la vida sin una presencia amiga. Es el grito de quienes deben huir, dejando la casa y la tierra sin la certeza de un destino. Es el grito de poblaciones enteras, privadas también de los enormes recursos naturales de que disponen. Es el grito de tantos Lázaros que lloran, mientras que unos pocos epulones banquetean con lo que en justicia corresponde a todos.

La injusticia es la raíz perversa de la pobreza. El grito de los pobres es cada día más fuerte, pero también menos escuchado. Cada día ese grito es más fuerte, pero cada día se escucha menos, sofocado por el estruendo de unos pocos ricos, que son cada vez menos, pero más ricos.

Ante la dignidad humana pisoteada, a menudo permanecemos con los brazos cruzados o con los brazos caídos, impotentes ante la fuerza oscura del mal. Pero el cristiano no puede estar con los brazos cruzados, indiferente, ni con los brazos caídos, fatalista: ¡no! El creyente extiende su mano, como lo hace Jesús con él. El grito de los pobres es escuchado por Dios.

Pregunto: ¿y nosotros? ¿Tenemos ojos para ver, oídos para escuchar, manos extendidas para ayudar, o repetimos aquel ‘vuelve mañana’? ‘Es el propio Cristo quien en los pobres levanta su voz para despertar la caridad de sus discípulos’ (ibíd.). Nos pide que lo reconozcamos en el que tiene hambre y sed, en el extranjero y despojado de su dignidad, en el enfermo y el encarcelado”.

Enfocar nuestros esfuerzos a ello, es lo que hace la diferencia. Un cambio en el cual, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com




Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline

Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo






Nuevo Laredo, Tamps.  
Compra
$19.20
Venta
$20.20
EDICION
IMPRESA
 
internet@elmanana.com.mx