"Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades".- Miguel de Cervantes Saavedra
Nuevo Laredo,
Contacto: internet@elmanana.com.mx
13.80   14.60  

27/01/2015
09/12/2014
21/10/2014
19/08/2014
05/08/2014
08/07/2014
22/04/2014
07/01/2014
29/10/2013
08/10/2013
20/08/2013
13/08/2013

Luis Pérez-Benítez
> El círculo vicioso de la Reforma Fiscal
17/09/2013

0

1

Muy importante el boletín titulado “Visión del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) respecto de la Propuesta de Reforma Fiscal 2014” cuya versión completa se encuentra consultable en www.youtube.com/imcpnet, www.facebook.com/ IMCP, www.twitter.com/IMCP y www.imcp.org.mx.

En efecto, el interesante documento refiere que México requiere contar con una estructura tributaria que sea claramente competitiva en el contexto internacional, pues ello permitiría mantener y acrecentar los capitales mexicanos y atraer las inversiones extranjeras, porque habiendo inversiones nacionales y extranjeras se generaría empleo. De esta manera con inversiones y empleo se impulsaría al pago de impuestos y habiendo inversión, empleo y pago de impuestos, habría bienestar social, es decir, se crearía el círculo virtuoso impositivo que nuestro país requiere. Hacerlo al revés, coadyuvaría con el círculo vicioso en el que lleva metido México por muchas décadas y que daña el desarrollo del país.

Al IMCP le preocupa que al día de hoy, México no cuente con un esquema fiscal que sea eficiente y competitivo, ya que según se puede observar en el “Informe sobre la Competitividad Global elaborado por el Foro Económico Mundial (World Economic Forum)”, en el punto en que se analiza la competitividad en materia fiscal de 140 países, México ocupa un remoto y preocupante lugar. Al IMPC preocupa que de aprobarse las reformas fiscales propuestas para el ejercicio 2014, se estará provocando que nuestro sistema fiscal sea todavía menos competitivo en el contexto internacional, con los consecuentes efectos negativos en los temas de captación de inversión, fortalecimiento del empleo, recaudación y bienestar social.

Y es que la Reforma Fiscal propuesta por el ejecutivo tiene el objetivo claro de gravar más a los mismos contribuyentes cautivos de siempre, al 40% de los participantes en la actividad económica que se encuentran dentro de la economía formal, no existiendo ninguna propuesta para integrar al sistema impositivo al restante 60% instalado en la comodidad de la informalidad, fenómeno que es creciente. Adicionalmente se mantiene el esfuerzo recaudatorio importante únicamente por parte de la Federación, pues los Estados han venido siendo receptores de las participaciones que de esta reciben (aproximadamente el 92% del total de ingresos) sin que se les esté asignando la responsabilidad de hacer su propio esfuerzo recaudatorio.

Lo vicioso de la Reforma que repercute directamente en el bolsillo del 40% de los ciudadanos y empresas cautivas está, por ejemplo, en la eliminación de la deducción inmediata del régimen de consolidación para efectos fiscales; en la reducción de deducción de aportación a fondos de pensiones y jubilaciones, así como el acotamiento o desaparición de diversas deducciones de erogaciones perfectamente legítimas que en otros países sí se permiten.

Asimismo el incremento de la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) para personas físicas del 30 al 32% y el gravamen del 10% a las utilidades generadas en la Bolsa de Valores y al pago de dividendos; el acotamiento de las deducciones personales realizadas por las personas físicas por concepto de gastos médicos, hospitalarios, funerarios y donativos a un monto máximo de 2 salarios mínimos anuales y el criminal aumento al 16% al IVA en fronteras.

Para mejorar la recaudación a los niveles que el país necesita, se requiere contar con un esquema fiscal que sea eficaz y competitivo en el contexto internacional, que ofrezca un esquema que se acerque, iguale o aventaje la oferta fiscal de los países con los que México compite y en los que los impuestos al gasto (impuestos indirectos) son la base de la recaudación, mientras que los impuestos al ingreso (impuestos directos) son relativamente bajos y los patrimoniales o no existen o se mantienen bajos en esos países. Entrar o no al círculo virtuoso de la recaudación depende de los legisladores. En sus manos está el futuro del país. Hasta pronto.

Dale ME GUSTA a nuestra página de Facebook o síguenos en Twitter como @Elmananaonline
Editora Argos agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio.
Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión.

Por el respeto a esta encomienda, El Mañana se reservara el derecho a editar o publicar mensajes obscenos o bien que atenten contra la ley, el orden social y la dignidad de terceros.

Agregar un comentario nuevo
Comentario enviado, en un momento sera publicado
  • ruben rocha - contador
    siento que para actualizar los efectos de los impuestos para su recaudacion primeramente seria de la opinion que todos los legisladores y servidores publicos pagaran sus respectivos impuestos para que fuera un ejemplo para los ciudadanos que no pagan impuestos porq siento q no es justo que ganan un dineral y libre de impuestos no se vale
    responder | Hace un año