El Mañana

lunes, 09 de diciembre de 2019

Nuevo Laredo 11 agosto, 2019

140 ANIVERSARIO del natalicio de Zapata

La historia da cuenta que nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, México y fue asesinado el 10 de abril de 1919 en Chinameca

4200

Por SANDRA JASSO

En nuestra historia mexicana quedó plasmado el nombre del revolucionario y líder campesino General Emiliano Zapata Salazar. Luchó por la tierra y el bienestar de los hombres del campo hasta ser asesinado a traición. Hoy es recordado en el 140 aniversario de su natalicio.

Zapata Salazar fue el símbolo de la resistencia campesina durante la Revolución Mexicana de 1910 y estuvo al mando del Ejército Libertador del Sur.

Nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, México y fue asesinado el 10 de abril de 1919 en Chinameca, Morelos.

Zapata Salazar acogió como bandera los derechos de los indios mexicanos. Quizá su pasión nació cuando vio llorar a su padre Gabriel Zapata, que sufrió el despojo de las tierras y no pudo hacer nada.

Este pasaje hizo que Zapata Salazar prometiera a su progenitor que haría que le devolvieran lo que era de ellos cuando creciera para hacer justicia.
Desde su niñez vivió el abuso y atropello que hacían los hacendados en contra de la población indígena, algo que consideró injusto. Se apoderaban de las tierras de forma violenta y sin consideración alguna tomaba posesión de lo ajeno.

En 1911 se levantó en contra del gobierno del General Porfirio Díaz y a la par apoyó la candidatura del coahuilense Francisco I. Madero que fuera después capturado y encarcelado en San Luis Potosí, de donde después escapa y huye a Estados Unidos para luego regresar y asumir el poder.

Debido al incumplimiento de Madero, pese al apoyo que dio Zapata, hubo descontento y se une al profesor Otilio Montaño y lanzan el Plan de Ayala el 28 de noviembre de 1911, en el se habla de la traición de Madero.
“Quiero morir siendo esclavo de los principios, no de los hombres”, dijo Zapata Salazar.

Sin olvidar sus ideales a favor de los campesinos, exige se devuelvan las tierras durante la dictadura del General Porfirio Díaz y solicita a su vez el reparto de tierras que se habían posesionado los hacendados.

“La tierra para quien la trabaja”, una frase que sigue vigente hasta hoy en día, dicha por el caudillo agrario, aquellos que con sudor y fuerza de trabajo hacían producir la tierra fértil de los valles mexicanos.

Durante su corta vida, su participación en la lucha armada destacó además de sus ideales a favor de los más desprotegidos, su valentía y esfuerzo al mando del ejército que comandaba, aun sin armas, sacando la casta y de que estaban hechos.

Como muchos grandes hombres, la vida del revolucionario Emiliano Zapata fue truncada. Fue citado por Jesús Guajardo con la promesa de apoyarlo con armamento para combatir a Madero

Lo cita el 10 de abril de 1919 en una hacienda de Chinameca, Morelos, cuando Zapata entra acompañado de sus hombres acabaron emboscados, acribillados a mansalva.

Emiliano Zapata Salazar, el hombre sencillo que encarnó una historia de abusos que se arrastraban desde la colonia hasta el porfiriato había muerto.

Además de ser un héroe nacional, se ha convertido en una leyenda de la lucha armada como pocos, su imagen sale a la vista pública en movimientos masivos estudiantiles, agraristas, en México y el mundo.

“El que quiera ser águila que vuele, el que quiera ser gusano que se arrastre, pero que no grite cuando lo pisen”, rezaba el caudillo.

Sin duda Emiliano Zapata Salazar es un águila real por sus principios en su lucha agraria que sostuvo hasta su fallecimiento.

Emiliano Zapata Salazar fue emboscado y asesinado el 10 de abril de 1919.