El Mañana

lunes, 23 de septiembre de 2019

Laredo Texas 27 mayo, 2019

A la espera de justicia por la muerte de inmigrante

El miércoles 23 de mayo de 2018, un agente disparó su arma de cargo y le dio en la cabeza a una jovencita guatemalteca de 20 años, quien murió en la escena

El nombre del agente que disparó nunca fue revelado. Los testigos apuntan a un oficial de la Patrulla Fronteriza. La joven guatemalteca murió en la escena del incidente.

4200

Por Redacción

No hay nada, aún y cuando ya se cumplió un año de la muerte de un balazo en la cabeza por parte de un agente de la Patrulla Fronteriza contra la damita indocumentada guatemalteca, Claudia Patricia Gómez González, quien tenía 20 años de edad aquel miércoles 23 de mayo de 2018 y murió por una bala policiaca en Río Bravo, Texas.

Texas Rangers y FBI, por separado, realizarían investigaciones al respecto, todo indica que no han resuelto y mientras tanto la identidad del agente que disparó o se le fue el balazo, se mantiene secreta, no comunicada a la prensa por ninguna autoridad.

En su momento, el cónsul General de ese país centroamericano, Tekandi Paniagua, en su visita a esta ciudad, dijo que se tiene de parte de los deudos de la chica, a un grupo de abogados de la Asociación Americana para las Libertades Civiles (UCLA, por sus siglas en inglés) con sede en Nueva York, para exigir justicia por la muerte de Claudia Patricia.

La muerte sobrevino, según los vecinos de la cuadra 18 de la calle Centeno, como a cuatro cuadras del río Grande, porque dos agentes de origen anglosajón llegaron a un terreno con alta maleza, marcado con el número 1823 y un grupo de personas salió corriendo en todas direcciones, entre las casas del sector.

Según los testigos circunstanciales, se escucharon dos disparos.
“Fue uno de los agentes güeros, yo estaba en seguida del terreno, en la banqueta, esperando el camión, para ir a Laredo, pasa entre 12:15 y 12:30 del día”, dijo “Pedro” uno de los testigos y vecino del lugar.

Versión que fue confirmada por quien se identificó sólo como “Juan”, que es otro de los vecinos de las casas contiguas.

“La muchacha, joven ella, estaba con dos chamacos, el agente le pegó en la cabeza, uno de dos balazos que hizo”, dijo tajante “Juan”.

La hoy occisa fue tapada con un tramo de material de aluminio, como una especie de sábana térmica, el cuerpo yacía entre las espesuras de matorrales del terreno.

Al lugar se dieron cita todas las autoridades posibles, como Patrulla Fronteriza, Sheriff del Condado de Webb, US Marshalls, Texas Rangers, DPS de Texas, Condestables de Webb, Policía de Río Bravo, ICE, así como el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos (DHS).

Y a las 04:17 de la tarde de ese 23 de mayo, la Patrulla Fronteriza Sector Laredo, en correo electrónico enviado por su vocera Sala Meléndez, comunicó lo siguiente, en inglés:

“A las 12:22 P.M. un agente en solitario, de la Patrulla Fronteriza, respondió a un reporte de actividad ilegal cerca de una alcantarilla o colector de la calle Centeno en Río Bravo, Texas.
“Se trataba de un grupo de extranjeros ilegales, el reporte inicial indica que como el agente intentó aprehender a un grupo de indocumentados, fue atacado por varios de ellos, armados de objetos punzocortantes o contundentes.

El agente disparó al menos un balazo, con su arma de cargo, hiriendo mortalmente a uno de sus atacantes. El resto del grupo huyó de la escena, la Patrulla Fronteriza llamó a una ambulancia cuyos paramédicos dieron primeros auxilios hasta que llegó gente del Departamento de Bomberos de Río Bravo.

Tres ilegales involucrados en el incidente, fueron asegurados por agentes que auxiliaron a su compañero.

“El incidente está actualmente bajo investigación por el Federal Bureau of Investigation (FBI), así como por Texas Rangers”, concluyó aquel día, el comunicado de la agencia federal.

La Fiscalía de Distrito aún espera la conclusión de la investigación que realizan los Texas Rangers para determinar si el agente de la Patrulla Fronteriza que mató de un balazo a una indocumentada de Guatemala, obró de manera correcta al hacer uso de la fuerza mortal.

A principio de este año 2019, Isidro Alanís, agente del Ministerio Público del Estado dijo que es un caso muy diferente a los otros dos que involucran a elementos de la Patrulla Fronteriza, pues este agente estaba en funciones, haciendo su trabajo cuando se registró el incidente.

Resaltó en su momento Alanís, que existen algunas inconsistencias en las declaraciones del agente, que se necesitan aclarar, para hacer una decisión correcta.

“Primero dijo que lo atacaron con piedras y luego que no, que traían palos, que corrieron y que se le abalanzaron, todo esto necesitamos aclararlo”, dijo el fiscal Alanís, en el mes de enero.
El 13 de enero de este 2019, Isidro Alanís dijo que en el caso de la muerte de Claudia Patricia Gómez González, asesinada el 23 de mayo en el poblado de Río Bravo, hay dos investigaciones especiales en curso.

“Una la realizan los Texas Rangers y nos entregarán los resultados a nuestra oficina para determinar si el agente federal usó la fuerza mortal conforme al protocolo de seguridad, esta será fundamental para decidir el caso”, indicó.

La otra es llevada por agentes del FBI para determinar si el agente de la Patrulla Fronteriza fue atacado por los indocumentados y por esta razón disparó.

De acuerdo con el Fiscal de Distrito, la investigación de los Texas Rangers tendrá que ser muy detallada y debe incluir pruebas de balística específicas para determinar la distancia desde donde disparó el agente, cómo entró la bala en la cabeza de la joven, el ángulo del tiro y dónde estaba la indocumentada.

“Toda la evidencia que logremos reunir se entregará a un gran jurado para revisar todo y hacer la determinación si el agente recibe cargos criminales o se determina que hizo uso correcto de la fuerza mortal”, aseguró en su momento el Agente del Ministerio Público del Estado.